Instagram – Análisis sobre sus nuevos términos y condiciones

Síguenos en |    

Instagram, la red social de fotografía de referencia en la actualidad, abrió este lunes la caja de los truenos, y de que manera, con su propuesta de nuevos términos y condiciones. De hecho, tal ha sido la revuelta en la Red, que no tardaron ni 48 horas en dar diversas explicaciones y decir que revisarían varios aspectos de la propuesta. Dichas revisiones se plasmaron en una nueva versión este pasado jueves noche. En cualquier caso, se espera ahora que los nuevos términos entren en vigor el próximo 19 de enero.

Hay que recocer que el crecimiento tan acelerado que ha experimentado Instagram en un periodo de tiempo tan corto (justo cumplió los dos años en octubre), es algo fuera de lo normal. Cuando comencé este blog, la primera entrada del mismo (por allá finales de marzo de este año) fue para Instagram. Por aquél entonces no llegaba a los 30 millones de usuarios, no existía en Android y era independiente. A día de hoy, casi 9 meses después, se estima que puede ya rondar los 125 millones de usuarios, está presente en el sistema de Google y ha sido adquirida por Facebook. Un año movidito, vaya.

El problema es que el crecimiento de Instagram no ha llevado aparejada creo yo la adopción de unas Condiciones de Uso maduras y verdaderamente ajustadas al servicio. Cuando escribí las conclusiones sobre el análisis de sus términos y condiciones, ya comenté que parecían algo “principiantes“, hasta el punto de recordar a plantillas modificadas lo justo y necesario para salir del entuerto. Solucionaron este pasado 30 de agosto en buena parte ese problema con la nueva Política de Privacidad, pero las Condiciones de Uso generales y las de las API seguían ahí hablando de cosas sin importancia y olvidando dar cobertura a funciones ya presentes en la app (y ahora en la web).

Ahora al fin se actualizan estos textos, además de nuevos cambios en la Política de Privacidad, y bueno, visto lo visto, quizá hubiera sido mejor idea continuar algo más de tiempo con las condiciones originales y pensar con mayor cautela la nueva propuesta, ya que lo presentado contiene un alto número de aspectos cuestionables y no parece estar lo suficientemente trabajado, a pesar de la recientísima modificación.

Geolocalización y otros datos de la empresa según sus términos y condiciones, en el Mapa de Términos y Condiciones.

Pero dejemos los rodeos y entremos en materia.

Voy a dividir el comentario en 3 bloques, Privacidad, API y Uso. Para quien no tenga ganas de leer, avanzo lo más destacado de cada apartado de forma muy sucinta. Quien esté interesado en conocer con cierto detalle los nuevos cambios y cábalas varias sobre sus porqués o implicaciones, que siga el camino de baldosas amarillas. :P

1.- Novedades en cuanto a la Privacidad:

  • Se incorpora la cláusula Facebook, que permite que la red de Mark Zuckerberg pueda acceder como empresa afiliada a la información y contenido de usuario (fotos y comentarios, entre otros datos) de Instagram. Este proceso también es a la inversa, de modo que Instagram puede ahora acceder a información de los usuarios de Facebook. Todo ello para mejorar así ambas entidades sus propios servicios y compartir conocimiento común de forma sencilla.
  • Se incorpora la cláusula antifraude, cuya finalidad es luchar más y mejor contra actividades ilegales en Instagram, aunque a cambio puede darse el caso que Instagram retenga por periodo de tiempo indeterminado pero extenso, información delicada del usuario ajena al servicio (y proporcionada por ejemplo por cuerpos de seguridad o agencias gubernamentales).
  • Se aplican ahora también las indeterminadas y vagas políticas de retención de datos de Instagram, que se ponen en marcha cuando alguien decide abandonar el servicio, a sus empresas afiliadas. Es decir, a Facebook. De modo que datos de Instagram compartidos en Facebook, podrían regirse por las políticas de retención de la primera y no la segunda, a pesar de estar almacenadas en Facebook.

2.- Novedades en cuanto a la API:

  • Han desaparecido las reglas específicas de la API, ahora temporalmente la misma parece regularse por las Condiciones de Uso generales, a partir del 19 de enero por las nuevas Condiciones de Uso generales. Muy extraño. Actualización: Finalmente, antes de ayer re-aparecieron con dos cambios, poner minúsculas en las cláusulas escritas en mayúsculas (hasta el punto de escribir “Instagram” con la “i” minúscula) y lo indicado en el punto 2, ya no pueden usarse las partículas “Insta” o “gram”.

Continuar leyendo “Instagram – Análisis sobre sus nuevos términos y condiciones”

Twitter actualiza las Condiciones de Uso de su API

Síguenos en |    

Twitter, la red social de microblogging, actualizó el pasado 5 de septiembre sus “Developer Rules of the Road” o las Condiciones de Uso de su API.

Geolocalización y otros datos de la empresa según sus términos y condiciones, en el Mapa de Términos y Condiciones.

Se ha hablado y escrito mucho sobre estos cambios y si pueden estar limitando demasiado el acceso a la API a numerosas aplicaciones de terceros. Pues bien, veamos a ver qué implican:

  • Antes sólo hacía falta ponerse en contacto con Twitter cuando la aplicación que usaba la API requería más de 5 millones de tokens de usuario. Esto ahora es muy distinto, y además hay diferentes categorías.
  • Ahora si la aplicación requiere más de 1 millón de tokens de usuario, hay que contactar con Twitter, obtener su permiso y obligarnos a nuevas condiciones para poder acceder a la API.
  • Si los tweets o timelines embebidos superan las 10 millones de impresiones al día, también hay que contactar con Twitter para poder seguir usando la API.
  • Finalmente, cualquier aplicación que intente replicar las funcionalidades básicas de Twitter, como mucho podrá usar 100 mil tokens de usuario, si necesita más deberá también contactar con Twitter, obtener permiso de ésta y obligarse a nuevas condiciones. 
  • Con el objetivo de asegurar la visibilidad y el cumplimiento de estas nuevas Condiciones, a una clave para usar la API de Twitter no se le pueden dar múltiples usos, y a múltiples claves no se le pueden dar un único uso.
  • La prohibición del apartado I. 4. D) también afecta ahora a las “Twitter Certified Products Program badges”.
  • La prohibición del apartado I. 4. F) de no poder cobrar un importe extra, más allá de lo correspondiente, por acceder a los tweets vía SMS, ahora hace referencia al contenido de Twitter en general y además de por SMS, también vía USSD.
  • Twitter dice que prefiere que no se desarrollen aplicaciones que repliquen las funciones básicas del servicio (técnicamente hablando el término que utiliza es “disuade”). Ahora bien, si aun así se desarrolla una aplicación de ese estilo, deben cumplirse determinadas reglas extra.
  • Una de esas reglas, en el apartado I. 5. A), es que se emplee la API tal cual se proporciona en aquellas funcionalidades de la aplicación que sean muy similares a características de Twitter, y además, se presenten como la opción por defecto. Por ejemplo, los trending topics o los sitios para almacenar y compartir contenido audiovisual (pic.twitter.com).
  • Los clientes de Twitter de terceros no pueden ir preinstalados en ningún dispositivo, formar parte de ningún plan de datos especial o ser promocionados como un servicio “zero-rated”.
  • El cliente de tercero debe siempre mostrar un enlace o botón que dirija a los nuevos usuarios a la página de darse de alta en Twitter.
  • Debe mantenerse la integridad del contenido de Twitter, de acuerdo a los nuevos “Display Requirements“.
  • Se requiere que se mantenga la integridad y cercanía de Twitter en todo el ecosistema. Lo que quiere decir que si el cliente de tercero envía a Twitter contenido con el nombre de un usuario empezado por @, debe enviar el nombre de usuario correcto, si lo conoce.
  • Ahora bajo ningún concepto pueden almacenarse las contraseñas de los usuarios, sin embargo, el contenido no público puede ser almacenado por la aplicación de tercero si expresamente así lo indica el usuario.
  • La publicidad que un tercero haga usando la API de Twitter no debe ser confundida por el usuario con un tweet. Por esa razón, los anuncios mostrados no pueden presentar acciones propias como Seguir, Favorito o Responder. Y no se puede recibir compensación por incluir acciones propias de Twitter en el servicio.
  • Sin el permiso de un usuario, la aplicación de tercero no puede utilizar el contenido de alguien que muestre su nombre, parecido físico o la identidad de una persona.

Como puede verse los cambios son numerosos y bastante más limitativos para quien cree una aplicación que use la API de Twitter, y especialmente para quien cree un cliente que replique muchas de las funciones por defecto de la red de microblogging.

Por tanto ojo todos los desarrolladores de Twitter.

—–