La clonación digital y sus aspectos legales

Una de las películas más taquilleras del año, y ya en el Top 10 histórico de algunos países, es la secuela de Top Gun, apodada ahora “Maverick”. La película hay que reconocer que entretiene y se deja ver fácilmente. Pero contiene un detalle no demasiado comentado que hila muy bien con el tema de este post.

En Top Gun: Maverick aparece el actor Val Kilmer volviendo a interpretar el papel de Iceman. Sin embargo, el actor se había retirado ya que perdió la voz en 2014 tras un cáncer de garganta. Entonces, ¿cómo es que lo vemos hablar con su voz original? Porqué clonaron su voz mediante inteligencia artificial, creando una réplica de la original.

Eso es un ejemplo de clonación digital, concretamente la recreación de audio o voces mediante inteligencia artificial, creando réplicas de los originales. Este año hemos tenido bastantes más ejemplos solo en esta área.

Ese ejemplo de Val Kilmer es una muestra de lo que está ocurriendo lenta pero inexorablemente desde hace años, la recreación digital de todo lo que somos y hacemos. En ocasiones para su análisis, otras para predecir su comportamiento o simplemente para extender artificialmente la vida de personas o cosas más allá del orden natural.

A esa corriente se le está llamando “Digital Cloning” o clonación digital, entendida normalmente como la manipulación de audio, vídeo, imágenes o datos de otro tipo para replicar de forma hiper realista algo o alguien.

Por ejemplo, a finales del mes de agosto todos pensamos que Bryant Cranston, el protagonista de Breaking Bad, estaba bailando el “Despechá” de Rosalía. En realidad era un deepfake o vídeo manipulado para generar una réplica hiper realista del rostro del actor. Eso es clonación digital.

Continuar leyendo “La clonación digital y sus aspectos legales”

Responsabilidad de las entidades bancarias en los ciberdelitos

1.- Introducción

Hoy vamos a hablar de la responsabilidad de los bancos cuando se produce un ciberdelito. Como sabemos, determinadas estafas informáticas engañan a la víctima y a la vez eluden las medidas de seguridad de las entidades bancarias. Este mal funcionamiento de los mecanismos de protección puede derivar en una responsabilidad para las entidades bancarias.

Este tipo de delitos se centran en obtener las credenciales bancarias del usuario a fin de poder realizar operaciones sin su consentimiento o inducirle a pensar que la operación es correcta. Pero en realidad está realizando operaciones equivocadas, enviando el dinero a otra cuenta de destino.

Conjunto de tarjetas de crédito en referencia a la responsabilidad de los bancos cuando se produce un ciberdelito utilizándolas

Con independencia del método empleado por el atacante (phishing, fraude al CEO y sus múltiples variantes) la clave de estas operaciones radica en que se producen operaciones no consentidas por el usuario y que las medidas de seguridad de la entidad bancaria no han sido capaces de reaccionar.

2.- ¿Hay responsabilidad del banco cuando se produce un ciberdelito o es responsable la víctima?

Aunque ésta es la primera pregunta que mucha gente se plantea ante estos supuestos, debemos recordar que el “el gran responsable” es el atacante y en general las acciones judiciales siempre deberían ir encaminadas a su localización y enjuiciamiento.

Si bien, siempre debemos tener en cuenta que el ordenamiento jurídico impone a los distintos operadores del mercado financiero una serie de obligaciones, proporcionales al rol que ocupan, que deben cumplir para el buen funcionamiento de este.

De esta forma, a pesar de que el atacante sea un tercero y su conducta sea perseguible y punible, en ocasiones debe analizarse si las acciones del resto de partes afectadas han sido correctas o bien, han podido propiciar, favorecer o permitir el daño.

3.- Responsabilidad de los bancos cuando se produce un ciberdelito

La responsabilidad en este tipo de asuntos y con respecto a las entidades bancarias es de carácter civil.  Que se define como la obligación de toda persona (física o jurídica) de pagar por los daños y perjuicios que cause (directa o indirectamente) en la persona o el patrimonio de otra. 

La responsabilidad civil puede surgir de muchísimas formas y tendrá un tratamiento distinto en función del ámbito o suceso. Así, no se aplican las mismas normas en los accidentes de tráfico o laborales que en negligencias médicas o estafas informáticas.

En el caso que abordamos en el presente artículo, la posible responsabilidad de los bancos cuando se produce un ciberdelito, surge de la obligación que la ley impone a estas entidades de autenticar las operaciones de pago y garantizar así que el cliente ha consentido dicha operación.

Continuar leyendo “Responsabilidad de las entidades bancarias en los ciberdelitos”

Las estafas de inversión en criptomonedas

Introducción

Hoy vamos a hablar de distintos supuestos de estafas con criptomonedas, si bien, antes de llegar a ello, revisaremos brevemente el concepto de estafa y las diversas formas de cometerla que ha ido recogiendo nuestra legislación Penal hasta la fecha.

El nombre de “estafa” aparece por primera vez en el Código Penal de 1822, cuyo artículo 766 contenía un concepto enumerativo atendiendo a las diversas formas o medios para cometerla, definiéndola así: 

“Cualquiera que con algún artificio, engaño, superchería, práctica supersticiosa y otro embuste semejante, hubiese sonsacado a otro, dinero, efectos o escrituras, o le hubiere perjudicado de otra manera en sus bienes, sin alguna circunstancia que le constituyere en verdadero ladrón, falsario o reo de otro delito especial”.

Esta fórmula, con más o menos medios comisivos o formas de ejecución, se mantuvo en el tiempo en los sucesivos códigos de 1848, 1870, 1928 y 1944. Después de los “parches” de 1963 y 1973 y siguiendo la definición acuñada por Antón Oneca se alcanzó en 1983 el concepto legal unitario de la estafa:

 “La conducta engañosa, con ánimo de lucro, propio o ajeno, que, determinando un error en una o varias personas, les induce a realizar un acto de disposición consecuencia del cual es un perjuicio en su patrimonio o en el de un tercero”.

De esta forma, el delito de estafa quedó configurado con una serie de elementos esenciales como son:

1) La utilización de un engaño previo, por parte del autor del delito, y bastante como para generar un riesgo no permitido para el bien jurídico.  La suficiencia, idoneidad o adecuación del engaño ha de establecerse con arreglo a un baremo mixto objetivo-subjetivo, en el que se pondere tanto el nivel de perspicacia o comprensión del ciudadano medio como las circunstancias específicas que individualizan la capacidad del sujeto pasivo en el caso concreto. 

2) El engaño ha de desencadenar el error del sujeto pasivo de la acción.

3) Debe darse también un acto de disposición patrimonial del sujeto pasivo, debido precisamente al error, en beneficio del autor de la defraudación o de un tercero. 

4) La conducta engañosa ha de ser ejecutada con dolo y ánimo de lucro. 

5) De ella tiene que derivarse un perjuicio para la víctima, perjuicio que ha de aparecer vinculado causalmente a la acción engañosa (nexo causal o naturalístico) y materializarse en el mismo, el riesgo ilícito que para el patrimonio de la víctima supone la acción engañosa del sujeto activo.

Estos elementos, aunque en apariencia, fáciles de interpretar, nunca han estado exentos de discusión. Destacando sobre todo la difícil concreción de lo que es un engaño y lo que se considera “bastante”.

Continuar leyendo “Las estafas de inversión en criptomonedas”

Los términos y condiciones de la Dark Web

Por allá 2018 se estrenó una película titulada “Eliminado: Dark Web”. La misma se desarrolla en tiempo real a través de pantallas y trata sobre cómo un veinteañero encuentra archivos escondidos en la memoria caché de su nuevo ordenador que le llevan a la web oscura, lo que da comienza a una película de terror entretenida (y sin mayores aspiraciones) pero con todo el elemento digital muy presente.

El término “Dark Web” al que hace alusión el título de la película es la famosa red oscura que requiere de software, autorizaciones o configuraciones específicas para acceder a su contenido.

Esa “Dark Web” también es protagonista de muchas leyendas urbanas digitales (raro es la creepypasta o historias de terror nacidas en Internet que no incluya algún componente de la Dark Web). Ahora bien, no todo en la dark web es ilegal (aunque lo hay y mucho) o propio de películas de terror. También hay servicios y negocios legítimos que, aunque parezca mentira, presentan sus propios términos y condiciones. Y este post quiere ser una pequeña muestra de eso.

Especialmente ya que los términos y condiciones de un sitio en la dark web deberían presentar algunas particularidades que no son comunes en otro tipo de web.

Comencemos pues con nuestra particular historia hacia la web oscura…

1.- El concepto

¿Qué es la Dark Web? Es la llamada internet oscura o el contenido de la World Wide Web​ que existe solo en darknets, redes que se superponen a la internet pública y requieren de software o configuraciones específicas o de autorización para acceder.

No se conoce el primer uso de la palabra (que podría datar de 2009), pero seguramente deriva de “darknet“, un término nacido en los años 70 para referirse a las redes que operaban de forma aislada a ARPANET (el origen militar/gubernamental de Internet).

Sea como sea, la Dark Web es como el tercer escalón hacía abajo de lo que hoy denominamos Internet.

Es decir, la red pública y típica que usamos es Internet y entramos a ella vía un navegador común (Chrome, Safari o Firefox, por ejemplo). Es la llamada “Surface Web” o “Web Superficial”. Representa el 10% de la información disponible.

Luego viene la “Deep Web” o web profunda, es como la anterior pero no está indexada por buscadores como Google o similares. De modo que solo puede accederse a ella si conocemos el enlace (serían por ejemplo muchas webs de bancos, redes sociales, servicios de pago bajo demanda, etc). El concepto fue creado en 2001 por Michael K. Bergman y representa casi el 90% de la información disponible.

Finalmente llegamos a la Dark Web, que está dentro de la Deep Web pero no debe confundirse con ella. La Dark Web tampoco está indexada por buscadores normales, pero tener el enlace no basta para acceder a su contenido, ya que se necesitan navegadores, configuraciones o autorizaciones específicas. Quizá la herramienta más popular para acceder a la Dark Web es Tor.

La Dark Web representa un porcentaje muy pequeño de la web profunda o Deep Web.

Continuar leyendo “Los términos y condiciones de la Dark Web”

El uso de música por los influencers y el efecto del Derecho

A diario podemos encontrar muestras de la presencia de la música en nuestras vidas, bien sea a través de hilos musicales en tiendas y oficinas, en los juguetes de los más pequeños de la casa, en nuestros propios smartphones e incluso en redes sociales como Youtube o Twitch a través de nuestros influencers y streamers preferidos.

La música nos rodea y nos transmite diversas sensaciones pudiendo ayudarnos incluso a nivel intelectual y motriz. En este sentido, estudios realizados por algunas de las universidades e investigadores más prestigiosos del mundo han comprobado que el hecho de tocar un instrumento musical hace que los dos hemisferios cerebrales formen nuevas conexiones, cuya realización produce que el cerebro tenga un mejor rendimiento en los campos de la concentración, la memoria y el aprendizaje. Asimismo, la música también puede ayudar a la rehabilitación de personas con discapacidad, en especial a los niños, a través de lo que se conoce como musicoterapia.

Pero, ¿qué es la música? Si nos remontamos a sus orígenes, el término música proviene del griego “μουσική” (mousikē), que se puede traducir como “el arte de las musas”. 

Así pues, podemos entender la música como un conjunto de sonidos y silencios que se organizan de manera lógica teniendo en cuenta una serie de leyes como la armonía, el ritmo y la melodía. Además, es muy importante la sensibilidad que caracteriza al ser humano con respecto a la emoción y percepción de elementos artísticos, puesto que de ello depende que la música consiga transmitir sensaciones a la persona que la escucha (como felicidad o tranquilidad, entre otras). 

Al igual que ocurre en otros ámbitos, la música también tiene una normativa que la regula y que le resulta de aplicación. Ese “Derecho de la Música” no es más que un conjunto de normas que hacen referencia a la industria musical y a sus participantes. Dentro de este “Derecho de la música” destaca la normativa sobre propiedad intelectual, que regula los derechos de autor, al igual que otros derechos conexos, como los relativos a la imagen, marcas, publicidad o competencia desleal, entre otros.

Por otro lado, son muchas las personas que se dedican de manera profesional a la música como forma de ganarse la vida. El papel que dentro del Derecho de la música juega cada uno de ellos es importante. 

Continuar leyendo “El uso de música por los influencers y el efecto del Derecho”

Cómo controlar la obligación de publicidad de influencers mediante contratos inteligentes

1.- Introducción y planteamiento de la problemática

Por todos es sabido que los influencers realizan a diario contenido publicitario de marcas a través de sus redes sociales, ¿pero lo hacen correctamente? No mucho, y es algo de lo que ya hemos hablado mucho.

¿Pero y si pudiéramos controlar ese cumplimiento de forma automatizada? Podría reducirse mucho la impunidad y las tareas de verificación en cuanto a obligaciones contractuales serían mucho más llevaderas y seguras.

De ese va a tratar este experimento, de monitorizar las obligaciones de publicidad de los influencers de forma automatizada mediante contratos inteligentes.

Pero antes de eso, comencemos por el principio.

En nuestro país existe normativa sobre publicidad, comunicación audiovisual, consumidores y competencia desleal, entre otras, que regula los distintos aspectos de la publicidad. Asimismo, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico en su artículo 20.1 establece que si se realiza una publicidad en redes sociales, independientemente del formato que se utilice para ello (stories, posts, streamings), se debe identificar claramente que se trata de publicidad y también mencionar en nombre de qué empresa o marca la está realizando. De no ser así, la autoridad competente podría sancionar esta infracción con una multa de hasta 30.000 euros al entender que es publicidad encubierta.

Además, contamos con un código de conducta para regular el uso de influencers en publicidad elaborado e impulsado por la Asociación Española de Anunciantes (AEA) y el organismo independiente de autorregulación de la industria publicitaria en España (Autocontrol). 

Para poder cumplir con las exigencias de la normativa vigente y el código de conducta, los influencers pueden realizar distintas acciones:

  1. Si es en formato vídeo, decir claramente al comienzo del mismo que se trata de un contenido publicitario, citar a la marca y decir que existe una colaboración donde la marca remunera al influencer. Si es en formato post o similar, se deberían indicar los mismos elementos pero por escrito en el texto de la imagen.
  1. Otra opción es hacer uso de los hashtags que identifiquen correctamente esta publicidad. En este caso, el hashtag más utilizado a nivel mundial es #AD (abreviatura de anuncio en inglés), sin embargo, si el público al que se dirige el contenido del influencer es de habla hispana, este hashtag podría igualmente crear confusión. Por tanto, para evitarlo sería mejor hacer uso de #publi, #promocionado o #publicidad. Eso sí, estos hashtags tendrán que incluirse de forma que sean completamente visibles para los seguidores. Por tanto, no podrán ir incluidos entre otros muchos hashtags al final de la publicación sino que será necesario incluirlo al inicio del texto y, en el caso de ser stories, incluirlo en cada una de ellas con un tamaño y color visible. 

Si tenemos en cuenta todos estos aspectos, podemos afirmar que los influencers, o al menos la gran mayoría de ellos, no identifican correctamente la publicidad en sus redes sociales como deberían. Bien sea por desconocimiento o porque a pesar de incluir los hashtags lo hacen erróneamente, provocando confusión en los seguidores que podrían llegar a entender ese contenido como una recomendación o consejo y no como publicidad.

Continuar leyendo “Cómo controlar la obligación de publicidad de influencers mediante contratos inteligentes”

Twitch, streamers famosos y su relación contractual

technology keyboard lighting candy

Gamers, e-sports y streamers, palabras y personas desconocidas para muchos, líderes de masas para otros. 

Para quien a día de hoy todavía desconozca estos conceptos, con e-sports nos estamos refiriendo a aquellas personas que se dedican a jugar a videojuegos profesionalmente, cobrando por tanto por ello. Por otro lado, los streamers son aquellos que retransmiten en directo cómo juegan a videojuegos, entre otros contenidos.

De acuerdo con la investigación de DFC Intelligence, cerca de 3.1 mil millones de personas son consumidores habituales de algún juego de video, esto representa casi un 40% de la población total en todo el mundo. Y, a su vez, según Microsoft, en la actualidad existen más de 2.800 millones de gamers en el mundo, quienes generaron durante el 2019 más de 152.100 millones de dólares, un 9,6% más que en 2018. 

En España casi el 70% de la población consume videojuegos, donde el 30% son e-Sports, ya sea por ser aficionado, jugador o seguidor. Eso significa unos 15 millones de jugadores según se establece en el anuario 2019 de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI). Cifras que a diario van en aumento y donde cada vez encontramos más mujeres y menores de 45 años.

Ahora bien, ¿dónde realizan toda esta labor los jugadores de e-sports y streamers? En la actualidad la plataforma que acumula a la gran mayoría es Twitch

Continuar leyendo “Twitch, streamers famosos y su relación contractual”