Así se “reinventa” Airbnb en sus nuevos términos y condiciones

Airbnb pone al día sus leyes

Decía Heráclito que lo único inmutable es el cambio.

Lo que no decía es que seguramente uno de los documentos legales que más cambia son los términos y condiciones. Y si bien en ocasiones nos enteramos de ello hasta en el telediario, véase el cambio de WhatsApp este año, no es ni mucho menos lo habitual.

Ahora bien, aunque no se informe de ellos a bombo y platillo los cambios siguen dándose. Y en servicios ampliamente presentes y con efectos muy significativos en las economías locales y nacionales. Por ejemplo como los que va a implementar Airbnb.

Airbnb ha tenido un año legalmente movido. Ya sea en Nueva York, Berlín o Barcelona, por mencionar algunos ejemplos. La cuestión es que su modelo de negocio, la adopción en masa por el consumidor y su regulación local/nacional frente a otros modelos similares, está generando mucho conflicto y de forma muy regular.

Quizá por ello hay que prestar especial atención al último cambio introducido en sus términos y condiciones. Resulta que Airbnb abandona por completo cualquier mención a términos como alquiler, subarriendo o inmobiliario. ¡Incluso en su propia definición! En su lugar, todo se reduce a anunciar alojamientos y reservarlos. La modificación también está presente en su texto en inglés, en el que pasa de “rent” a “list and book”.

Pero, ¿a qué viene esa “reinvención”? ¿Trata de dulcificar su imagen ahora? Como comentaban por Twitter, quizá busca mimetizarse para acabar hablando como hoteleros cuando se regule su modelo. La que es cierto es que a pesar de su tamaño inmenso, Airbnb sigue teniendo serios problemas para “vender” su modelo a los reguladores. Por tanto, quizá esta “reinvención” busque facilitar esa labor.

Lo iremos comentando punto a punto al repasar las diferentes modificaciones.

El tema es que Airbnb comenzará a aplicar el próximo 7 de diciembre los múltiples cambios implementados a lo largo y ancho de sus términos y condiciones (son más de 60 páginas, si a alguien le hace ilusión leerlos :p). Eso significa que cambian las: Condiciones del servicio, Condiciones de pago del servicio, Política de privacidad, Política de reembolso al huésped y Condiciones de la Garantía al anfitrión.

La modificación se introdujo el 27 de octubre, y los usuarios que se dieron de alta en el servicio a partir de ese momento ya los han aceptado. Pero para el resto de usuarios, la mayoría, esos cambios deberán ser aceptados a partir del mencionado 7 de diciembre.

Por tanto, si decides no aceptar los cambios día 7 de diciembre, Airbnb te aplicará las condiciones antiguas a las reservas confirmadas antes del 7 de diciembre. Luego será cuestión de completarlas y cancelar la cuenta. Airbnb dixit (en la primera pregunta frecuente). De hecho, las nuevas condiciones dicen que si no cancelas tu cuenta se entiende que aceptas las modificaciones. 

A modo de resumen, los cambios más destacados serían: a) nueva definición de Airbnb, eliminando el término “alquilar” y sustituyéndolo por “anunciar y reservar”; b) nuevo concepto de “reserva”, que implica un nuevo derecho para el anfitrión consistente en poder volver a disponer del alojamiento ocupado por el huésped en casi cualquier momento; c) eliminación de toda la terminología relativa a alquiler o derivados; d) creación del Centro de Resoluciones y su procedimiento para casos en los que el anfitrión reclama un daño al huésped y; e) aparición de Airbnb China, que puede llegar a a implicar que los datos de un usuario por ejemplo europeo acaben en manos del gobierno chino.

Dicho esto, veamos ahora pues los cambios en detalle y por documento. Go!

Continuar leyendo “Así se “reinventa” Airbnb en sus nuevos términos y condiciones”

Los 59 cambios de los nuevos términos y condiciones de Airbnb

ACTUALIZACIÓN: Los actuales términos y condiciones de Airbnb entraron en vigor el 7 de Diciembre de 2016 y puedes consultar sus novedades aquí.

Los 59 cambios de los nuevos términos y condiciones de Airbnb

¿Qué novedades traen las nuevas condiciones de uso y privacidad de Airbnb?

Airbnb ha cambiado este ya pasado mes de abril sus Condiciones de UsoPolítica de Privacidad y las Condiciones de la Garantía al AnfitriónEn vigor desde el pasado 30 de abril, un breve resumen de los cambios puede encontrarse aquí.

¿Pero concretamente qué ha cambiado en las ¡59 páginas! que ocupan estas tres nuevas políticas? Vamos a verlo a la vez que repasamos algunas curiosidades legales de Airbnb:

1.- En cuanto a las Condiciones de Uso, como anfitrión, se insiste mucho en que debes conocer las leyes de tu país en materia urbanística/administrativa antes de darte de alta.
2.- Todos los usuarios que viven fuera de EE.UU. ahora contratan con Airbnb Irlanda.
3.- Se añade la definición relativa a “Plazo de solicitud de la reserva”. Ya no es siempre 24 horas, puede cambiar según un lugar u otro.
4.- Se amplia bastante la definición relativa al concepto “Impuesto”, se incluyen por ej. los impuestos al turismo.
5.- Airbnb acepta algunas responsabilidades más que antes, aunque tampoco sin exagerar. :P
6.- Una vez solicitada una reserva, no se puede pedir un precio superior al indicado (pero sí inferior). Antes no se podía cambiar en ningún sentido.
7.- Como anfitrión debes cumplir con los acuerdos de comunidades de propietarios, contratos de alquiler o cualquier ley que te afecte.
8.- Para el anfitrión, Airbnb no actúa como asegurador o agente contratante; sí como agente de cobros por pagos relativos a tarifa de limpieza, tasas o impuestos.
9.- Si aceptas la opción del fotógrafo profesional de Airbnb, las fotos deben llevar marca de agua y son propiedad de Airbnb siempre.
10.- Esas fotos profesionales o verificadas no son ningún aval por parte de Airbnb respecto a un usuario o alojamiento.

Continuar leyendo “Los 59 cambios de los nuevos términos y condiciones de Airbnb”

Airbnb se adhiere a Safe Harbor

Airbnb, el mercado comunitario online que en 2008 nació para compartir, descubrir y alquilar viviendas, un caso paradigmático de la llamada “Economía P2P”, estrenó el pasado 24 de diciembre de 2012 una nueva política de términos y condiciones, la “Safe Harbor Notice”.

No es habitual que tal previsión, la adhesión de un servicio a Safe Harbor, tenga su propia política. Normalmente se encuentra como cláusula independiente al final de las políticas de privacidad, en alguna ocasión en las condiciones de uso. Sin embargo pocas veces goza de entidad propia. Pero bueno, mejor que mejor.

Geolocalización y otros datos de la empresa según sus términos y condiciones, en el Mapa de Términos y Condiciones.

Ahora bien, ¿qué es Safe Harbor y qué implica que un servicio se adhiera al acuerdo que lo configura?

Actualmente se establece en materia de protección de datos de carácter personal, legislación tanto europea como nacional, que cuando se traten datos personales (un correo electrónico, una foto de perfil real y/o nombre y apellidos, por ejemplo) para prestar un servicio fuera del Espacio Económico Europeo (por ej., poder alquilar a través de la plataforma de Airbnb un apartamento en el centro de Manhattan), lo que técnicamente se denomina una transferencia internacional de datos, ese tratamiento de datos necesita en nuestro caso del OK previo del Director de la Agencia Española de Protección de Datos para que compruebe determinadas cuestiones. Pero hay varias excepciones a esa necesidad previa de tal autorización, por ejemplo que los datos personales los transfiera y/o trate una entidad de EE.UU. que anteriormente se haya sometido a los principios de seguridad y privacidad fijados por la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Es decir, que se haya adherido al Puerto de Protocolo Seguro o Safe Harbor Framework.

¿Por qué se permite tal excepción si el servicio se ha dado de alta en Safe Harbor?

Porqué se entiende que tal entidad se compromete a cumplir 7 principios en materia de seguridad y privacidad que garantizan el tratamiento de los datos personales recopilados, de acuerdo a las directrices de la normativa europea en materia de protección de datos y no a la del tercer país (EE.UU. en este caso). Es decir y yendo al caso concreto: Airbnb es una organización de EE.UU. que recoge y gestiona información personal de usuarios españoles, entre otros. A priori esa información personal la manejaría según la normativa sobre protección de datos de EE.UU (menos proteccionista que la europea). Ahora bien, al adherirse a Safe Harbor se está comprometiendo a manejar esos datos personales según los principios europeos en materia de protección de datos, y no los norteamericanos. Garantizándose por tanto mayor seguridad y privacidad en principio para el usuario local, en este caso español, al que le es totalmente ajena la normativa norteamericana sobre datos personales.

De forma que la adhesión de una empresa, normalmente norteamericana, a Safe Harbor supone para un usuario del EEE un extra de protección en su privacidad al seguir aplicándose las normas europeas en la materia.

Dicho esto, ¿qué cuenta esta Safe Harbor Notice de Airbnb?

  • Que la adhesión es relativa a la transferencia internacional de datos personales de individuos residentes en el Espacio Económico Europeo o Suiza (que también goza de sus particularidades en esta materia). De modo que la información personal que las empresas afiliadas y no afiliadas, los clientes (incluidos los invitados y anfitriones) y socios comerciales ubicados en esas zonas envíen a Airbnb, queda sujeta a la protección adecuada proporcionada por la certificación Safe Harbor.
  • Únicamente se aplicará el protocolo de Puerto Seguro si la información personal se recibe vía algunos de los sitios web con base en Europa, no si por ejemplo llega a través de Airbnb.com
  • Tampoco se aplica esta certificación de Safe Harbor en relación a los datos personales obtenidos en el marco de una relación laboral con Airbnb. Se recuerda además, que la versión operativa de esta política es la redactada en inglés, siendo la versión por ej. en castellano ofrecida sólo para mayor comodidad.
  • Se indican algunos de los datos personales captados por Airbnb y sujetos a esta “protección garantizada” de darse las particulares condiciones indicadas. Se habla por ejemplo de nombres, direcciones, teléfonos, correos electrónicos o IPs.
  • Se señala la finalidad de la recopilación de los datos: prestar el servicio, marketing electrónico y aspectos comerciales relacionados y legítimos.
  • Se comentan las partes con las que se comparten los datos personales, subsidiarias, filiales, contratistas y terceros que actúen bajo las directrices de Airbnb. Se habla de la posibilidad de darse de baja de los correos electrónicos de marketing, las formas para hacerlo y que una persona de las zonas antes indicadas, puede indicar que se excluyan sus datos de la divulgación de terceros (si bien eso puede dificultar la prestación del servicio).
  • Finalmente, se reconocen los derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición), pero llama la atención que Airbnb se reserva el derecho a cobrar una tarifa adecuada por ejercer el derecho de acceso. Ahora bien, siempre que eso no sea contrario a los principios de Safe Harbor. Recordar que según la normativa nacional, si bien cabe el cobro en algunas circunstancias concretas por el ejercicio del derecho de acceso, por regla general será siempre gratuito.

Y hasta aquí la nueva política de Safe Harbor o Protocolo Seguro de Airbnb. ¡Feliz alquiler! :-)
—–