Qué cambia, se estrena y mantiene en los nuevos términos y condiciones de WhatsApp

¡Los nuevos términos y condiciones de WhatsApp ya están aquí!

WhatsApp, la mega popular aplicación de mensajería, anunció el pasado jueves 25 de agosto de 2016 que modificaba sus términos y condiciones. Algo que no había hecho en más de 4 años, a pesar de las múltiples funciones nuevas incorporadas y las consecuencias que tenían en materias como la privacidad.

De hecho, hemos comentando lo inadecuado que resultaba esa actitud varias veces durante ese tiempo, al hablar de 5 problemáticas que ya estaba causando o de las hasta 37 contradicciones entre el servicio y el texto legal que se estaba aceptando.

Los cambios han generado polémica, entre otras cosas por oficializar la unión entre WhatsApp y Facebook, ya que ahora los datos de la cuenta de WhatsApp se compartirán con Facebook y las otras 8 empresas de la familia. ¿Qué datos? Es una buena pregunta ya que la redacción del texto, los avisos y la opción para impedirlo dan lugar a confusión. Volveremos a ello. En cualquier caso, la agencia británica de protección de datos ya ha dicho que revisará el cambio para garantizar que sea correcto.

Sea como sea, ya tenemos nuevas condiciones, han cambiado bastante y es hora de revisarlas. He aquí los nuevos términos y condiciones de WhatsApp (incluyen Condiciones de Uso y Política de Privacidad) y sus novísimas Normas de Marca (que dan para un post especial).

Vamos a revisar el nuevo texto catalogando cada apartado y su contenido en función de si es: a) Nuevo b) Modificado o c) Sigue igual. Además, comentaremos algunos de los problemas que estos cambios pueden presentar.

¡Vamos a ello pues!

 WhatsApp_Logo_1

Nuevo

Nos referimos aquí a los apartados y el contenido que no estaban en la versión anterior de las condiciones. Veamos pues los nuevos aspectos que introducen los términos y condiciones renovados de WhatsApp:

1.- La gran novedad seguramente, WhatsApp comparte su información con el resto de empresas de la familia Facebook (es decir, otras 8), para personalizar el servicio, mejorarlo, aumentar su seguridad o mostrar anuncios relevantes. Pero eso también ocurre al revés, las otras empresas de la familia dan información a WhatsApp para los mismos propósitos. Entre esa información lo único claro es que no están los mensajes. Más adelante volvemos a ello.

2.- La segunda gran novedad, ahora podremos recibir mensajes comerciales de agencias de viajes, servicios de paquetería y quién sabe qué más, para informarnos de un pedido a punto de llegar o un vuelo retrasado. Esos mensajes podrán ir acompañados de ofertas comerciales. Un tema el de las ofertas que se supone deberíamos poder gestionar, pero todavía no se sabe cómo.

3.- Dice WhatsApp ahora que no ofrece mediante su opción de llamadas telefónicas la posibilidad de hacer llamadas de emergencia a policía, bomberos u hospitales. Los problemas de dar telefonía mediante VoIP.

4.- Se dispone ahora de un histórico de versiones de los términos y condiciones. Aunque hay que destacar algo un poco sospechoso, la versión de 2012 colgada está incompleta, ya que no incluye la Política de Privacidad de esa fecha, únicamente muestra las Condiciones de Uso. Supongo que es un error, ¿o no quieren que se conozca la privacidad original del servicio?

5.- Los usuarios de Estados Unidos y Canadá tiene una nueva cláusula sobre sometimiento a arbitraje, así como el proceso a seguir en caso de darse una controversia que deba someterse a ello. También les impide iniciar demandas colectivas. Sin embargo, no afecta al resto de usuarios.

6.- WhatsApp se reserva ahora el derecho a limitar los servicios por país. Quizá para evitar jaleos como el de Brasil.

7.- Además de prohibir el uso del servicio para exportación de armas nucleares, químicas o biológicas, es llamativo que se prohíbe ocultar la ubicación mediante conexión proxy o similar. Anonimato el justo, al parecer.

8.- Se menciona al fin la posibilidad de usar iCloud o Google Drive como servicios de copia de seguridad de datos de terceros, por ejemplo para los mensajes.

9.- También es nueva la mención a la posibilidad de un botón que permita en servicios de terceros compartir contenido vía WhatsApp con tus contactos.

10.- Se introducen unas nuevas Normas de Marca para todo lo relacionado con la imagen, logo y nombre de WhatsApp.

11.- Cabe ahora la posibilidad de que haya condiciones particulares del servicio. Las Normas de Marca seguramente sean un primer ejemplo. Probablemente otro será las que regulen las cuentas de empresa.

12.- Ahora los mensajes multimedia muy populares pueden guardarse durante más tiempo en sus servidores a efectos de mejorar el rendimiento del servicio. Por más tiempo supongo se refieren a más de los 30 días en los que guardan un mensaje normal que no se ha podido enviar.

13.- Parece que ahora habrá un servicio de Atención al Cliente de WhatsApp al que poder enviar una copia de nuestros mensajes para comprobar qué no está funcionando.

14.- Hay ahora un largo apartado sobre la información que se recopila automáticamente al usar WhatsApp, su versión Web y cualquier cosa relacionada, por ej. su sección de Preguntas Frecuentes.

15.- Se introduce ahora una introducción, llamada “Actualizaciones Clave”, con las novedades más relevantes y destacadas de los términos y condiciones.

16.- La necesidad de costearse el uso del servicio y el dispositivo necesario, no se mencionaban antes. Tampoco la necesidad de instalar y descargar actualizaciones, incluso automáticas. Nada raro.

WhatsApp_Logo_BN_3

Modificado

Nos referimos aquí a los apartados y el contenido que ya estaba en la versión anterior de las condiciones pero ha cambiado en algún sentido. Veamos pues los aspectos que modifican los términos y condiciones renovados de WhatsApp:

1.- Dice WhatsApp que puede cobrarnos por el uso de los servicios. Si bien en 2012 se mencionaba la opción de pagar por alguna función, en enero de 2016 se anunció la gratuidad del servicio. Por tanto es algo llamativo el cambio de criterio.

2.- Si bien no se permiten los anuncios de terceros, algo ya mencionado antes, ahora se dice que sí caben los anuncios de las empresas de la familia Facebook. Por tanto ver un anuncio de Instagram u Oculus en el servicio no debería ser extraño.

3.- Se introduce algo así como una Política de Propiedad Intelectual (e Industrial) para denunciar infracciones en la materia. Pero es en realidad una cláusula más de las Condiciones de Uso. Ciertamente existía antes, pero ahora permite reportar a WhatsApp una posible infracción por la foto de perfil, el nombre de perfil y el mensaje de estado de un usuario. Aunque se recomienda antes solucionarlo por las buenas con el mismo.

4.- El apartado “Información que tú y nosotros compartimos” detalla ahora mucho más los datos de la cuenta y cómo se comparte con otros usuarios, proveedores externos, servicios de terceros o la familia de empresas de Facebook.

5.- Puedes eliminar tu cuenta, lo que al parecer también incluye ahora revocar el consentimiento para el uso de la información. Pero siempre y cuando uses la opción para ello. Si simplemente dejas de usar el servicio, parece que la información también acabará eliminándose, pero tardará mucho más (pero no se dice cuánto más). Muy confuso este punto.

6.- La agenda de contactos se comparte por completo con WhatsApp, concretamente los números de teléfono que tienen ya el servicio y también los que no. Ese matiz, los que usan el servicio pero también los que no, es nuevo.

7.- Se rebaja la edad de uso. Antes para emplear WhatsApp hacía falta tener 16 años o más, ahora bastan 13 o la edad mínima requerida en el país para consentir el tratamiento de datos personales sin necesidad de autorización paterna. Por tanto en España serían 14 años.

8.- La información personal se sigue tratando y procesando en Estados Unidos. Pero ahora también se habla de “otros países”. Y aunque Privacy Shield como mecanismo quizá no sea finalmente el ideal para este tipo de transferencias, no se hace ninguna mención al mismo.

9.- Ya no se dice que el servicio está dirigido únicamente a usuarios de Estados Unidos, sino a “usuarios de alrededor del mundo”. Ya tocaba.

1o.- Cuando haya modificaciones de los términos y condiciones, se dice ahora que se avisará “según sea apropiado” y se cambiará la fecha de “Última Actualización”. Antes simplemente se recordaba que pasara uno de tanto a tanto a revisarlos para ver si había algo nuevo.

11.- En caso de controversia, a los usuarios que no viven en EE.UU. o Canadá los someten a los tribunales del Distrito Norte de California o el condado de San Mateo. Antes eran únicamente los tribunales de Santa Clara. Por tanto, ahora son los mismos tribunales que indica Facebook en su Declaración de Derechos y Responsabilidades.

12.- Al hablar del proceso de registro, se destaca ahora la necesidad de usar la opción “Cambiar número” cuando hayamos actualizado nuestro número. A efectos de no crear una segunda cuenta.

13.- El texto de las condiciones está ahora en castellano, así como otros múltiples idiomas. La novedad aquí es la cláusula que indica que en caso de duda la versión en inglés es la que cuenta.

WhatsApp_Logo_normal

Sigue Igual

Nos referimos aquí a los apartados y el contenido que ya estaba en la versión anterior de las condiciones y se mantiene igual en espíritu o incluso letra en los renovados términos y condiciones de WhatsApp:

1.- Los usos legales y aceptables del servicio, así como los perjuicios que no se deben causar a los usuarios son prácticamente iguales que antes. Quizá destacar la insistencia en no automatizar el uso del servicio a menos que WhatsApp lo permita (algo seguramente en camino mediante bots) y que no cabe usar una cuenta en múltiples dispositivos.

2.- WhatsApp se sigue reservando el derecho de suspender o eliminar tu cuenta en cualquier momento y por cualquier razón.

3.- Los mensajes siguen sin guardarse en sus servidores más allá del plazo de 30 días en aquellos casos en los que el mensaje no haya podido ser entregado. Si en ese tiempo no se entrega, se borra. Nada nuevo aquí, quitando lo comentado antes sobre “mensajes populares”.

4.- Las licencias sobre el contenido compartido, qué se pueda hacer con el contenido de WhatsApp y demás, siguen igual. Es decir, nuestro contenido es nuestro y se lo licenciamos a WhatsApp de forma no-exclusiva, mundial, gratuita, sublicenciable y transferible. Quizá ahora se insiste menos en que el uso del servicio debe ser personal, pero poco más.

5.- Las leyes de California siguen siendo las mismas que WhatsApp aplica en caso de controversia.

6.- Si sigue hablando de la opción de compartir nuestra información con gobiernos o procedimientos legales si WhatsApp, de buena fe, considera que se está produciendo alguna vulneración, ilegalidad o acto que afecte al servicio. La única novedad aquí es que también ocurrirá eso si la “Familia Facebook” se ve afectada.

7.- Los descargos, limitaciones de responsabilidad e “indemnificaciones” siguen igual que antes, con muy pocas variaciones. Simplemente que ahora están en castellano. Siguen siendo nulas en un 99%.

De 2015, he aquí una charla interesante del experto en seguridad online Mikko Hypponen sobre el interés de Facebook en WhatsApp | A partir del minuto 12, especialmente

Problemas de los cambios

1.- El gran problema y que más atención merece creo yo es, ¿qué datos se comparten con Facebook y familia, exactamente? Ya que en verdad resulta algo complicado entender qué ocurre con la información de nuestro perfil de WhatsApp. De hecho, basta ver cómo se está reportando en medios el hecho de poder negarse a compartir el teléfono con Facebook, para ver que algo no se está explicando bien por parte de WhatsApp.

Comencemos por el principio.

Los datos del perfil de WhatsApp parecen componerse de todo aquello que almacena en sus servidores. Eso significa que los mensajes no, pero sí: el teléfono, el nombre de perfil, la foto de perfil, el mensaje de estado, el estado de última conexión y las confirmaciones de lectura. A ello se suman los patrones de uso e info técnica como el proveedor de telefonía, tipo de dispositivo, IP y más. Pero también debemos sumar la agenda de contactos, que ahora no solo se comparte con WhatsApp, sino que llegaría a otras 9 empresas.

Por tanto, los mensajes no, pero casi todo lo demás conforma el perfil de usuario de WhatsApp.

De hecho, el apartado “Empresas afiliadas” insiste en la idea de que los mensajes son privados en cuanto a Facebook (supongo que también respecto al resto de empresas). Pero también dice que se va a compartir información del perfil de WhatsApp con las empresas de la familia y éstas con WhatsApp.

¿Pero qué información, toda la que aparentemente conforma el perfil? No se dice, pero supondremos que sí ya que sería lo más lógico a efectos de un uso provechoso para Facebook y compañía. Por tanto, el teléfono también estaría incluido. Esa información del perfil de WhatsApp se comparte con Facebook, Oculus, Instagram y otras 6 empresas más para cosas tan variadas como: mejorar el servicio, personalizarlo, darle seguridad, comercializarlo, asegurar la infraestructura o mostrar anuncios u ofertas relevantes.

Parece entonces que todo menos los mensajes se comparte con hasta 9 empresas y para todo tipo de usos. Curiosamente no se dice cómo se comparte esa información. Es decir, ¿se desagrega y anonimiza para que no se pueda individualizar al usuario? Normalmente suele ser el proceso y se suele decir. Pero no se comenta nada sobre que la información compartida vaya a hacerse anónima.

Ahora viene el giro de guión.

Para los usuarios actuales del servicio, por lo que entiendo que eso no ocurrirá a partir de cierto momento con los que se den de alta por primera vez, puede impedirse que la información del perfil de WhatsApp se comparta para 1 de los usos comentados, concretamente el relativo a publicidad y productos. Por tanto, la información se compartiría para todo lo demás (personalización, mejoras o seguridad) pero no para el tema de anuncios y ofertas.

Un inconveniente aquí, se dice que si desmarcamos esa opción impediríamos que se comparta la información (para el tema anuncios) con Facebook, sin más. ¿Quiere eso decir que con el resto de la familia sí se compartiría? También hay anuncios en Instagram, no solo en Facebook. ¿O al hablar de Facebook también se incluye a la familia de empresas aunque no se la mencione? Más confusión.

Esa ajuste extra, que está marcada por defecto y no demasiado bien indicado, si no se desmarca en el momento de la aceptación de los nuevos términos y condiciones, puede cambiarse hasta 30 días después de la misma. Pero es que además incluye una previsión que no hace otra cosa que confundir.

IMG_8912

Según la misma, inciso final: “Tus chats y número telefónico no serán compartidos en Facebook independientemente de este ajuste”. ¿Qué significa esto? ¿Mis mensajes y mi teléfono en realidad son siempre privados, marque o desmarque? Hemos dicho que los mensajes parecen ser lo único excluido del perfil de WhatsApp. Por tanto, ¿finalmente también el teléfono estaría excluido?

Diría que no, que la clave está en la expresión “en Facebook” y que esta pieza de información está confundiendo más de la cuenta. Es decir, tus mensajes de WhatsApp y el teléfono allí usado no se compartirán en tu Facebook personal para que tus amigos vean como rajas de la última cena del verano. Así se sindica en el apartado “Empresas afiliadas”. Pero sí se compartirá tu teléfono con Facebook (y el resto de empresas) para que lo usen en aquello que te han indicado en las condiciones y tú hayas permitido. En todo caso, tus mensajes quedan al margen.

Recapitulemos:

  • El perfil de WhatsApp estaría formado por todo (también el número de teléfono usado), menos los mensajes y su contenido.
  • Ese perfil se compartirá con Facebook y otras 8 empresas para múltiples usos. Entre ellos, mostrar publicidad y productos.
  • Si eres usuario de WhatsApp con anterioridad al 25 de agosto de 2016, tienes la opción de impedir la cesión de tu perfil para 1 de los usos comentados, el relativo a productos y publicidad (en Facebook).
  • Si no impides eso en el momento de aceptar los términos y condiciones, tienes 30 días más para hacerlo.
  • En cualquier caso, estás cediendo todo tu perfil de WhatsApp (eso incluiría también el teléfono) a Facebook (y familia) para el resto de usos (mejoras, seguridad, comercialización y otras).
  • Impidas o no la cesión sobre la que se da opción, los mensajes y tu número de teléfono usado en WhatsApp no aparecerán en tu Facebook personal para que todos tus amigos de allí los vean.
  • Ahora bien, Facebook y las otras 8 compañías sí conocerán tu número de teléfono y lo usarán para todas las finalidades comentadas. Menos la relativa a publicidad y productos, si desmarcas el ajuste.
  • Tus mensajes son privados y quedan al margen de esto.
  • Pero el teléfono, sí o sí, se está cediendo a Facebook y el resto de empresas para los usos múltiples indicados.
  • Parece que los usuarios nuevos de WhatsApp a partir de algún momento (30 días después del 25 de agosto, seguramente), no podrán elegir si quieren ceder o no sus datos en materia de publicidad.

Y para no hacer esto más largo :p, algunos problemas más en plan muy breve:

2.- Cuando la familia de empresas crezca, ¿me avisarán de alguna forma? ¿O simplemente la información se irá compartiendo y ya?

3.- Simplemente por instalar la app estamos cediendo la agenda de contactos, tanto de los que usan el servicio como los que no, a 9 empresas. Quién sabe a cuántas más en el futuro. Y supuestamente hemos solicitado permiso para ello a los afectados, según WhatsApp. :s

5.- La forma de mostrar la opción para impedir el uso en materia de publicidad y además hacerlo marcado por defecto, es muy cuestionable. Con el nuevo reglamento europeo de protección de datos eso sería sin duda ilegal.

En conclusión, cambio profundo de las condiciones, que abre múltiples opciones para el servicio (en la parte comercial especialmente). Pero a pesar del mayor detalle en el texto, resulta bastante confuso en general. Creo que se puede indicar mejor qué datos construyen el perfil de WhatsApp de un usuario, los usos que se le darán (algo amplios hoy por hoy) y sobretodo qué representa la aparición de la “familia Facebook”, que lo enreda todo bastante.

Veremos cómo evoluciona el tema.

¡Feliz whatsappeo!
—–

3 opiniones en “Qué cambia, se estrena y mantiene en los nuevos términos y condiciones de WhatsApp”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.