Ello – 13 detalles sobre sus términos y condiciones

Síguenos en |    

Ello, ¿la red social en la que no eres el producto?

Ello, servicio nacido en marzo de 2014, ha saltado al primer plano mediático estas últimas semanas de septiembre como el anti-Facebook o la red social en la que no eres el producto (de hecho ese es su eslogan).

Fundada por Paul Budnitz y otros 6 componentes como una red personal privada, ha estado creciendo a un ritmo de 34.000 usuarios por hora desde la semana pasada. ¿Sus méritos? Afirmar que el usuario no es el producto, que nunca incluirá anuncios, no obligar a usar identidades reales, tolerancia cero con los discursos violentos y política flexible con el contenido de tipo erótico. El servicio es una mezcla de Twitter y Facebook y por defecto existen dos timelines, el de los Amigos y el del Ruido. Puedes seguir a los usuarios desde uno u otro sin que nadie sepa dónde los colocaste.

La razón de su repentina explosión en popularidad se ha debido a la polémica de Facebook con importantes miembros del movimiento LGBTQ, a los que obligaba a cumplir su política sobre identidades reales. Muchos de ellos se han negado, abandonando Facebook y marchando a Ello como red alternativa. Comenzando así su camino hacia la fama.

Por ahora únicamente puede accederse a Ello mediante invitación, pero sus múltiples políticas, términos, condiciones y manifiesto están disponibles para cualquiera, usuario o no.

Vamos por tanto a ver 13 detalles sobre los mismos:

  • Comenzando por su manifiesto, dice Ello que no creen en el usuario como producto o en una red social propiedad de los anunciantes. Creen en la transparencia (importante esto, luego veremos porqué) y por tanto no van a convertir al usuario en el producto.
  • Siguiendo con la transparencia, su política de seguridad dice que están a favor de especialistas en la materia que busquen las vulnerabilidades en el sistema. Siempre y cuando sigan unos mínimos, bastante lógicos, para ello.
  • Como complemento a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad, disponen de unas Ello Rules, a modo de los básico que uno debe tener en cuenta al darse de alta. Es decir, nada de amenazas, spam, lenguaje violento, infracciones de propiedad intelectual o vulneraciones de la privacidad de los usuarios. Tampoco se permite el contenido sexualmente explícito que no esté debidamente marcado (puede ponerse la cuenta en modo NSFW). Si se incumplen algunas de las reglas, pueden bloquearte la cuenta, la IP o directamente echarte. En todo caso, siempre bajo el exclusivo criterio de Ello y las reglas pueden cambiar en cualquier momento.

  • Vamos ahora con las Condiciones de Uso, ya algo más habituales. Contratamos con “Ello, Inc.” para sus productos presentes o futuros (tienen anunciadas apps para Android e iOS) y necesitas tener al menos 13 años para usar el servicio. Todo lo compartido en Ello es público, menos los mensajes privados. De modo que por ejemplo los buscadores lo pueden indexar.
  • El contenido que compartimos en Ello es siempre nuestro, pero lo licenciamos sin límite (lo que quizá sea demasiado ilimitado) a Ello para que puedan reproducirlo, mostrarlo, almacenarlo o distribuirlo como consideren. Desde este punto de vista, Facebook es menos excesivo… En todo caso, aceptamos que lo compartido puedan verlo otros usuarios y que se elimine o transfiera por la razón que sea.
  • Nuestro contenido no será vendido a terceros, sin nuestro permiso. Por tanto si consentimos sí puede venderse… Interesante el matiz ya que abre la puerta a consentimientos “accidentales” o “relativamente” informados. Por ejemplo los informes sin datos que te identifiquen (el nombre), que aceptamos que se compartan con cualquiera.
  • Sobre la eliminación de la cuenta, puede hacerse en cualquier momento, pero por cuestiones técnicas puede pasar cierto tiempo (no especificado) entre darle al botón y la verdadera eliminación. De hecho, es posible que queden copias (no visibles) de nuestro contenido en sus servidores incluso pasado ese tiempo. En cualquier caso no concretan demasiado sus políticas de retención de datos. Sí lo hacen en cuanto a la actividad del usuario. De forma que si en 60 días no has puesto una foto de perfil, pueden eliminarte la cuenta. Y si en 365 días no has entrado, también. En todo caso te avisarían antes.
  • En materia de privacidad, tenemos por un lado la Política de Privacidad y por otro un texto extra sobre cómo se usará la información compartida/recopilada. Comenzando por este documento extra, Ello recopila información cuando visitas la web y te mueves por ella, pero lo hace mediante una versión especial de Google Analytics que recopila datos de forma anónima. Si el usuario quiere mayor privacidad, ofrecen la opción de rechazar ese seguimiento mediante el correspondiente opt-out.
  • ¿Qué datos capta Ello con ese Google Analytics especial? La localización, el idioma, la web de procedencia y el tiempo que se ha estado visitando Ello. Los datos se captan de forma anónima y antes de llegar a los servidores de Google se les “oscurece” la IP. Dicen que eso dificulta mucho que los datos se puedan vincular a un usuario o se utilicen para publicidad (aunque la realidad nos dice que es una simple cuestión de tiempo).
  • Si en cualquier caso lo anterior no convence, es posible desde las opciones de la cuenta bloquear el seguimiento de Google Analytics. Además, otra particularidad de Ello, acepta la señal de los navegadores Do Not Track (Facebook o Google por ejemplo no la admiten). Con todo, indican que otros productos de Google (Android, Chrome o Youtube) podrían estar enviando información a pesar de haber rechazado el seguimiento.
  • Además de la información indicada, Ello recopila el nombre y email al registrarse, el dispositivo usado, las webs visitadas o la información enviada. Por cierto, caben los emails comerciales (que en todo caso se pueden rechazar). En cuanto a cookies, únicamente hablan de las propias, no las de terceros que usen…
  • ¿Cuándo puede Ello compartir tu información? Para empezar dice que no vende nuestra información a terceros como anunciantes o data brokers. Sí lo hará en caso de existir consentimiento, si la ley lo requiere o si contrata con un tercero que la necesite para prestar un servicio (hablan de una compañía que procese pagos con tarjeta de crédito en caso de comprar algo vía Ello). También lo podría hacer con afiliados (¿un comprador?) que tuviera en el futuro.
  • En caso de modificaciones significativas en el servicio o en los términos y condiciones (concepto como siempre indeterminado), se avisará por email o sistema similar con antelación suficiente, tanto respecto a las Condiciones de Uso como la Política de Privacidad. Por cierto, la normativa aplicable en caso de conflicto es la de Colorado y se acudirá al arbitraje si no pudiera resolverse la disputa de forma amistosa.

En conclusión, ¿eres el producto en Ello? La buena voluntad mostrada apunta al no. También varias de las medidas técnicas adoptadas (respetar DNT, anonimizar buena parte de los hábitos de navegación o permitir identidades ficticias). Pero todavía hay elementos de sobra para convertirte en producto. De hecho hay que dice que ya lo eres. Una de las grandes polémicas de Ello por el momento es que vive de una considerable aportación hecha por un fondo de inversión, pero ese dato no es mencionado en parte alguna de su web (de ahí la importancia de la famosa transparencia que comentaba al inicio). Hay quien dice que nadie invierte en ti casi medio millón de dólares si no es para venderte un día de estos y recuperar lo invertido con intereses. Y cierto es que la Política de Privacidad contempla compartir tus datos con futuros afiliados, un comprador por ejemplo. De modo que lo de convertirte en el producto sería una cuestión de tiempo.

Por tanto no, quizá por ahora no seas el producto. Pero ojo, ya que podría cambiar fácilmente eso. Facebook también dice que será gratis para siempre, pero en realidad no aceptas eso… No lo olvidemos, hablar es fácil.

¡Ello everyone!

—–

2 respuestas a «Ello – 13 detalles sobre sus términos y condiciones»

  1. Ello es claro en sus términos y condiciones al decir que “podría” compartir información de sus usuarios como parte de un acuerdo comercial (socio, asociado, inversionista nuevo, o similar); por lo tanto, no debería ser usado o promovido. Mejor optar por la única red social (que yo conozco, al menos) que es 100 % libre, Diáspora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.