Xbox One y su privacidad, qué debe preocuparte

Síguenos en |     

¿Qué particularidades presenta la privacidad de la video consola Xbox One?

Xbox One, la nueva video consola de Microsoft, llega hoy al mercado precedida de varias y entretenidas polémicas.

La más destacada fue la relativa a su en principio muy presente sistema de DRM y a la reventa de los videojuegos, asunto resuelto finalmente con una de las mayores rectificaciones que se recuerdan en los últimos años por parte de una gran multinacional. Otra muy interesante, y que aún hoy sigue dando que hablar, consiste en hasta que punto la nueva Xbox y la cámara inteligente que incorpora de serie, Kinect, resultan un peligro demasiado alto para la privacidad de sus usuarios (y sus allegados). ¿Nos espía Kinect en favor de un nivel de conocimiento de los hábitos de consumo y una personalización de la publicidad pocas veces vista hasta el momento? Microsoft dice que no, pero sigue existiendo la duda.

Pues bien, teniendo en cuenta lo que dice la Declaración de Privacidad de Xbox que acabas de aceptar, vamos a destacar algunos de los puntos respecto a los que te acabas de comprometer en cuanto a la privacidad de Xbox One. Será un comentario sencillo y únicamente en materia de privacidad, ya que dejo para el análisis más exhaustivo de todos los términos y condiciones de la nueva video consola (bastante extensos y variados), el resto de asuntos. De modo que por ahora nos centramos en la privacidad.

Recordar que la geolocalización y otros datos de la empresa según sus términos y condiciones, pueden encontrarse en el Mapa de Términos y Condiciones.

Dicho esto, vamos allá.

Cuando creas una cuenta de Microsoft/Xbox, le es asignada un identificador exclusivo de 64 bits que ayuda a dar con la información asociada a la cuenta, como por ejemplo la información de seguridad para recuperar la cuenta como emails alternativos o preguntas secretas que te hayan hecho. Pero no olvides que el correo electrónico y la contraseña elegida son las piezas claves para ganar o recuperar el acceso a tu cuenta.

Ahora bien, de los datos personales proporcionados, los importantes a efectos de recibir anuncios personalizados son: sexo, país, código postal y fecha de nacimiento. Dos particularidades en este sentido, la fecha de nacimiento es el dato clave para que la cuenta Microsoft/Xbox sea verificada o no como apta para un niño. Existen cuentas de menores (menores de 13 años), adolescentes (menores de 17 años) y adultos (mayores de 18 años). Si se tienen menos de 18 años, es necesario el consentimiento paterno para crear una cuenta verificada. ¿Cómo se obtiene el consentimiento de uno de los padres para crear una cuenta verificada? Con un cargo en una tarjeta de crédito o débito a nombre del tutor legal. La segunda particularidad es que uno puedo rechazar los anuncios personalizados, pero eso sólo significa que no recibirá publicidad teledirigida, ya que el rastreo se seguirá haciendo, la información se seguirá recopilando y se seguirán mostrando anuncios, pero aleatorios.

Cada vez que inicias sesión en una cuenta de Microsoft/Xbox en un dispositivo X, se le asigna al mismo un identificador aleatorio que luego se envía e integra en las credenciales de tu cuenta. Además, cada vez que inicias sesión en general, se registra tu IP, el identificador de 64 bits comentado antes, el navegador web, la fecha y la hora.

Muy bien, ¿pero qué información se recopila en concreto al crear una cuenta en Xbox One? Pues mucha. Y el origen se encuentra en 3 fuentes, la que se da de forma voluntaria, la recopilada automáticamente y la que tiene origen en terceras partes. Es decir, concretamente hablamos de: nombre, fecha de nacimiento, código postal, correo electrónico, contraseña, eventualmente número de móvil y PIN, hábitos de uso, IP, ubicación, identificadores únicos variados, navegador web usado, páginas vistas, funcionalidades empleadas, múltiples estadísticas de juego, juegos empleados, sesiones abiertas y cerradas, información de diagnóstico, versión de Xbox Live y su SO, posible hardware instalado en Xbox, términos de búsqueda empleados en Bing (se guardan por separado), comandos de voz utilizados (se guardan por separado), películas, apps, TV, música u otro contenido consumido o adquirido (si se ha dado el permiso) y datos demográficos que se puedan comprar de otras compañías (esto último lo dice literal).

Continuar leyendo “Xbox One y su privacidad, qué debe preocuparte”