Facebook compra WhatsApp, ¿cómo cambiarán sus términos y condiciones?

Síguenos en |    

ACTUALIZACIÓN: De acuerdo a los nuevos términos y condiciones de WhatsApp, actualizados el 25 de agosto de 2016, aquí pueden consultar las novedades que implican.

¿Qué podría cambiar en los términos y condiciones de WhatsApp tras comprarla Facebook?

Facebook ha comprado WhatsApp.

En lo que seguramente será una de las noticias tecnológicas del año, Facebook ha adquirido WhatsApp por la módica cantidad de 19.000 millones de dólares. Al parecer es la mayor adquisición de este tipo, y es 19 veces superior a lo que Facebook pagó por Instagram hace menos de 2 años. Lo que da de sí salir a Bolsa.

Se unen así la red social por antonomasia, con más de 1.200 millones de usuarios, y una de las apps de mensajería de referencia (especialmente en Europa), con más de 450 millones de usuarios mensuales. Se unen también así uno de los mayores generadores de polémicas en cuanto a la privacidad en Internet y uno de los servicios con una seguridad más cuestionada, ¿se han juntado por tanto el hambre con las ganas de comer? Ya se verá. A todo esto una curiosidad, Facebook rechazó por allá 2009 a Brian Acton, uno de los cofundadores de WhatsApp. Un “No” de 19 billones de dólares.

Pero al grano. Una de las grandes preguntas ahora es, ¿se fusionarán los servicios? ¿La multitud de datos que Facebook tiene sobre nosotros se unirán a la multitud de conversaciones que mantenemos en WhatsApp? Interesante cuestión. Tanto el uno como el otro han garantizado la autonomía de WhatsApp y que todo seguirá funcionando mayormente igual. Ocurra lo que ocurra, más tarde o más temprano hará falta un cambio en materia de términos y condiciones, sobretodo en los de WhatsApp, para cerrar la unión, ¿y qué puede cambiar entonces? Ahí está nuestro quid de la cuestión.

Vamos por ello a hacer un poco de derecho ficción y comentar algunos aspectos que probablemente cambiarán o que al menos generan aristas hoy por hoy entre un servicio y otro de la forma en la que están planteados.

¿Cuándo cambiará WhatsApp sus términos y condiciones?

Misterio a día de hoy.

Viendo el caso de Instagram, adquirido en abril de 2012 por Facebook y que no cambió oficialmente sus términos y condiciones (polémica incluida) hasta enero de 2013, es decir 9 meses, finales de este año parece una fecha razonable. De hecho, Tumblr también ha tardado 9 meses en cambiar sus términos y condiciones desde que los comprara Yahoo y Dropbox ha integrado los términos y condiciones de Mailbox en los suyos al cumplirse casi un año de la adquisición. En cualquier caso dudo que lo hagan antes del verano.

¿Facebook necesariamente se hace con la base de datos de WhatsApp?

Todo indica que sí.

De hecho es algo que aceptamos en los términos y condiciones de WhatsApp. Es decir, WhatsApp señala que en el caso de una eventual venta a un tercero, se reserva el derecho de transferir o asignar (al tercero), y como parte de esa venta, la información recopilada de sus usuarios. ¿Alguien duda que lo hará? La forma de hacerlo seguramente sea cuestionable, pero raro será que no se apoyen en esta cláusula para realizar ese trasvase. No pagas 19 mil millones de dólares para mantenerlo todo igual…

¿Se fusionarán las bases de datos de Facebook y WhatsApp?

La lógica dice de nuevo que sí. Por mucho que los protagonistas digan que WhatsApp se mantendrá independiente.

WhatsApp dispone de algo que no tiene Facebook, el teléfono de cada uno de sus usuarios. Si gran parte de la Red y su futuro negocio se encuentra en el móvil, unir los datos de Facebook + el número de teléfono de ese usuario es una jugada muy suculenta. ¿Cómo lo harán? Tenemos la experiencia de Instagram, que hasta que no cambió su Política de Privacidad en enero de 2013 no pudo hacer esa fusión, y así cada uno acceder a los datos del otro. Con Instagram Facebook ya cambió su Política de Uso de Datos para permitir otros casos similares. Por tanto aquí necesariamente deberá cambiarse la Política de Privacidad de WhatsApp.

Por cierto, no olvidemos que Instagram también podría entonces acceder a la información de usuarios de WhatsApp, así como cualquier otra compañía que forme parte del conglomerado Facebook.

¿Problemas con la edad?

Quizá sí.

Puede ser un contratiempo curioso, sobretodo cuando fusionen bases de datos. O lo que es lo mismo, WhatsApp requiere tener 16 años o más para usar el servicio (sí, 16). Facebook únicamente 13 años (aunque la AEPD intentó, y se supone que consiguió, que lo adecuara a la normativa española con sus 14 años). Pongamos que tengo 14 años y una cuenta en Facebook y otra en WhatsApp. Las bases de datos se fusionan, ¿eso va a desvelarle a WhatsApp que incumplo su requerimiento de edad? Pues podría ser. Definitivamente puede dar lugar a historias llamativas el tema de la edad.

¿Se fusionarán las agendas de contactos?

Si regulan la integración de las bases de datos, una de las grandes finalidades parece que sería unir agendas de contactos y obtener el gran dato, y a priori único, que recopila WhatsApp de sus usuarios, el número de teléfono móvil. Eso más toda la información de Facebook es una mezcla explosiva, es innegable. Ahora bien, aquí tendrán que cambiar mucho los términos y condiciones de WhatsApp, y que el usuario consienta expresamente la integración. Sobretodo porqué WhatsApp ahora mismo se vanagloria de que no quiere saber nada de los contactos, más allá de su número de teléfono. Cambio seguro.

Uso personal vs. comercial en mensajería

Quizá sea hilar fino, pero mientras que WhatsApp limita bastante claramente el uso del servicio a una finalidad personal, nada comercial, Facebook y sobretodo su servicio de mensajería no son tan claros. De hecho parecen dejar la puerta abierta a usos profesionales. Según cómo configuren los servicios quizá no sea nada importante, pero si WhatsApp llega a convertirse en el messenger de Facebook, el tema del uso comercial/personal puede requerir de ajustes en términos y condiciones.

El contenido del usuario y sus licencias

A priori ambos servicios tratan el contenido de acuerdo a los mismos términos, el contenido es del usuario, lo licencia al servicio de forma no exclusiva, gratuita, transferible, sublicenciable y mundial.

Quizá la particularidad radique en que el contenido de Facebook, una vez compartido en la red social, adquiere la cualidad de eterno, de forma que indirectamente se licencia de forma indefinida (Facebook dice que se debe a no poder controlar algo una vez ha abandonado el círculo interno del usuario y llegar a terceros). Por tanto, si los chats de WhatsApp se integran en Facebook, ¿podría llegar a licenciarse indefinidamente ese contenido? Podría. Así que no es descartable que haya ajustes a realizar en ese ámbito.

¿Habrá publicidad en WhatsApp?

Es seguramente la gran pregunta del millón.

Los fundadores de la app de mensajería han dicho que no, que seguirá libre de publicidad. Pero claro, el sustento de Facebook es la publicidad y la cantidad pagada es muy alta, por tanto resulta difícil creer que Facebook no quiera, ni que sea un poco, aprovecharse de ello. Actualmente WhatsApp dice que no son fans de la publicidad, y lo hace citando a Tyler Durden de “El Club de la Lucha”, y que son un servicio libre de anuncios.

Ahora bien, los mismo términos y condiciones contemplan hoy en día que se puedan realizar programas específicos de publicidad sin necesidad de requerir consentimiento a los usuarios, pero sí que se les tiene que proporcionar la opción de sumarse o no (de opt-in u opt-out se habla) al mismo. Por tanto, sin cambiar nada ya podría haber publicidad. Si se quiere algo más serio, Facebook deberá seguramente pasar de nuevo por la experiencia Instagram y hacer un cambio de términos y condiciones algo más llamativo.

La localización y el tratamiento de los datos

Ambos servicios dicen tratar y alojar los datos personales recabados en Estados Unidos, de hecho están bastante cerquita el uno del otro. Por tanto ahí no debería haber mucho cambio.

Sí puede haber novedades que requieran cambios en dos sentidos, primero que WhatsApp al ser subsidiaria de Facebook pase a estar bajo el paraguas de Puerto Seguro, lo que podría ser positivo ya que obligaría a WhatsApp a adoptar medidas algo más seguras en cuanto a la información personal que maneja. El segundo podría venir por parte de Facebook Irlanda, brazo europeo principal de la red social en el viejo continente, que controla y procesa los datos de usuarios de la UE, y con la que de hecho firmamos los europeos el contrato al darse alta en el servicio. Quizá ahora WhatsApp también recurra a esa delegación irlandesa. Podría ser este otro cambio.

La legislación y jurisdicción aplicables

Poca diferencia aquí, ambas te obligan a acudir a California y a su legislación. La diferencia radica en que Facebook te envía a San Mateo y WhatsApp a Santa Clara, en cuanto a la jurisdicción. Si por cuestiones de economía procesal quieren unificar la jurisdicción fijada, podría haber cambio aquí también.

Facebook también podrá indicar si eres un cansino :S

Una de las grandes cláusulas de WhatsApp es que si entiende que eres un usuario “cansino”, sus employees, agents, subagents, superagents or superheros pueden llegar a echarte del servicio. Supongo que Facebook ahora entra en esa lista sin lugar a dudas, así que también tendrá la facultad de considerar a un usuario como cansino :P

En conclusión, habrá cambios sí o sí en los términos y condiciones de WhatsApp, principalmente en lo relativo a su Política de Privacidad y la integración de una base de datos y otra. El asunto de la publicidad dependerá creo yo del grado de “invasión” que quiera Facebook, ya que con el texto actual ya podrían hacer. Luego hay toda una serie de cuestiones variadas que podría dar lugar a situaciones interesantes. Y todo ello sin olvidar lo que puedan añadir completamente de nuevo cuño.

Veremos cómo se desarrolla la historia. ¡Feliz whatsappeo!

—–

2 respuestas a «Facebook compra WhatsApp, ¿cómo cambiarán sus términos y condiciones?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.