Cómo la autenticación reforzada del cliente (SCA) afectará las condiciones de contratación y privacidad

Síguenos en |    

El próximo 14 de Septiembre de 2019 llega una de las novedades legales del año: se hace aplicable la Autenticación Reforzada del Cliente (Strong Customer Authentication o SCA en inglés) en pagos online.

Pero comencemos por el principio, ¿de dónde sale la Autenticación Reforzada del Cliente o SCA? 

El 16 de noviembre de 2015 el Consejo Europeo dio el visto bueno a la Directiva (UE) 2015/2366 sobre servicios de pago en el mercado interior. Más conocida como PSD2. Se trata de la nueva normativa para proveedores de servicios de pago europeos, y busca hacerlos más seguros y comunes. 

La Directiva PSD2 entró en vigor el 13 de enero de 2018. En España, el Real Decreto-ley 19/2018 de servicios de pago y otras medidas urgentes en materia financiera llevó a cabo la transposición de la Directiva casi al pie de la letra. 

Entre las normas que complementan a PSD2 se encuentra el Reglamento Delegado 2018/389, relativo a las normas técnicas de regulación para la autenticación reforzada de clientes y unos estándares de comunicación abiertos comunes y seguros. El mismo establece la Autenticación Reforzada del Cliente o SCA, es decir, el nuevo marco regulatorio europeo para reducir el fraude y realizar pagos online de forma más segura. 

Esa obligación de Autenticación Reforzada del Cliente o SCA entra en vigor el 14 de Septiembre de 2019, y supondrá que desde esa fecha cualquier pago online que requiera SCA y no cumpla sus criterios, será rechazado por el banco. 

Por tanto, cualquier prestador de servicios de pago, pero también cualquier servicio online que los use (un e-commerce, servicios de suscripción, para alquilar vehículo, compartir un viaje o hacer crowdfunding, entre otros) deberá haber revisado sus procesos de pago para asegurar que todo está en orden.

De lo contrario, a partir de esa fecha pueden verse rechazados muchos pagos online por parte de los bancos.

Continuar leyendo “Cómo la autenticación reforzada del cliente (SCA) afectará las condiciones de contratación y privacidad”