Los términos y condiciones de la Dark Web

Por allá 2018 se estrenó una película titulada “Eliminado: Dark Web”. La misma se desarrolla en tiempo real a través de pantallas y trata sobre cómo un veinteañero encuentra archivos escondidos en la memoria caché de su nuevo ordenador que le llevan a la web oscura, lo que da comienza a una película de terror entretenida (y sin mayores aspiraciones) pero con todo el elemento digital muy presente.

El término “Dark Web” al que hace alusión el título de la película es la famosa red oscura que requiere de software, autorizaciones o configuraciones específicas para acceder a su contenido.

Esa “Dark Web” también es protagonista de muchas leyendas urbanas digitales (raro es la creepypasta o historias de terror nacidas en Internet que no incluya algún componente de la Dark Web). Ahora bien, no todo en la dark web es ilegal (aunque lo hay y mucho) o propio de películas de terror. También hay servicios y negocios legítimos que, aunque parezca mentira, presentan sus propios términos y condiciones. Y este post quiere ser una pequeña muestra de eso.

Especialmente ya que los términos y condiciones de un sitio en la dark web deberían presentar algunas particularidades que no son comunes en otro tipo de web.

Comencemos pues con nuestra particular historia hacia la web oscura…

1.- El concepto

¿Qué es la Dark Web? Es la llamada internet oscura o el contenido de la World Wide Web​ que existe solo en darknets, redes que se superponen a la internet pública y requieren de software o configuraciones específicas o de autorización para acceder.

No se conoce el primer uso de la palabra (que podría datar de 2009), pero seguramente deriva de “darknet“, un término nacido en los años 70 para referirse a las redes que operaban de forma aislada a ARPANET (el origen militar/gubernamental de Internet).

Sea como sea, la Dark Web es como el tercer escalón hacía abajo de lo que hoy denominamos Internet.

Es decir, la red pública y típica que usamos es Internet y entramos a ella vía un navegador común (Chrome, Safari o Firefox, por ejemplo). Es la llamada “Surface Web” o “Web Superficial”. Representa el 10% de la información disponible.

Luego viene la “Deep Web” o web profunda, es como la anterior pero no está indexada por buscadores como Google o similares. De modo que solo puede accederse a ella si conocemos el enlace (serían por ejemplo muchas webs de bancos, redes sociales, servicios de pago bajo demanda, etc). El concepto fue creado en 2001 por Michael K. Bergman y representa casi el 90% de la información disponible.

Finalmente llegamos a la Dark Web, que está dentro de la Deep Web pero no debe confundirse con ella. La Dark Web tampoco está indexada por buscadores normales, pero tener el enlace no basta para acceder a su contenido, ya que se necesitan navegadores, configuraciones o autorizaciones específicas. Quizá la herramienta más popular para acceder a la Dark Web es Tor.

La Dark Web representa un porcentaje muy pequeño de la web profunda o Deep Web.

Continuar leyendo “Los términos y condiciones de la Dark Web”