Cómo crear un contrato para influencers en Legal Design: la plantilla

Síguenos en |    

ACTUALIZADO 14/06: nueva versión del contrato, online e interactiva, creada mediante Docxpresso, además de una versión en inglés.

Esta historia va de Legal Design e influencers, pero para entender cómo los dos conceptos confluyen, necesitamos comenzar por el principio. ¡Vamos allá!

“¿Qué es un contrato?”, se pregunta el abogado predilecto de Los Simpson, nuestro querido Lionel Hutz, cuando debe defender a Homer frente al mismísimo Satanás, al que ha vendido su alma por una rosquilla. “Un acuerdo legal irrompible. Y-Rompible, ¿no lo cogen?”, contesta el propio Hutz intentando confundir a los miembros del exigente jurado.

La realidad es que nuestro Código Civil nunca llega a definir qué es un contrato, pero sí nos lo describe en el artículo 1254. Gracias a ello podemos llegar a definir un contrato como el acuerdo, normalmente escrito, por el que dos o más partes se comprometen a cumplir una serie de condiciones.

Por ejemplo, comprar un libro, alquilar una habitación o vender una moto son un contrato, ya sea verbal o escrito.

De esa forma, cuando uno presta un servicio, por ejemplo promocionar los productos de alguien a cambio de dinero, está celebrando un contrato. Esa práctica es la que normalmente realizan los llamados influencers, es decir, esas personas con la habilidad de influir a potenciales compradores de un producto o servicio mediante la promoción o recomendación de artículos o ítems en redes sociales.

A finales de 2018 lanzamos una línea de trabajo exclusivamente dedicada al mundo de los influencers y sus cuestiones jurídicas: #InfluencerLegal. A través de ella pretendemos ayudar a muchos influencers en las cuestiones jurídicas de su día a día, a la vez que ofrecemos seguridad jurídica a quien desee introducirse en este ámbito.

Lo anterior nos llevó a realizar una encuesta entre los influencers y microinfluencers actuales para conocer de primera mano cuáles son sus necesidades y qué problemas legales se han ido encontrando desde que se iniciaron como influencers en Instagram, Youtube y el resto de redes sociales.

Si bien publicaremos los resultados completos más adelante, obtener datos de cómo les afectan a los influencers las cuestiones legales nos ha dado información muy útil. Por ejemplo, el dato que ha dado origen a esta iniciativa.

close up photo of adidas shoes
Los influencers se esfuerzan por llegar alto

Es decir, entre los resultados obtenidos descubrimos que más del 60% de los influencers encuestados no firman contratos con los anunciantes a la hora de patrocinar sus productos. El porcentaje restante, a pesar de firmar contratos, manifiestan que tienen dificultad para comprender las cláusulas.

Por tanto, se encuentran desprotegidos legalmente en relación a algunas cuestiones como el tipo de pago, la tributación, la propiedad del contenido, la responsabilidad de las partes o la resolución de la relación entre anunciante e influencer. 

Por ello creímos importante ayudar a estos influencers, de ahí la creación de un modelo de contrato elaborado para ellos. Ahora bien, teniendo en cuenta que incluso los influencers que firman contratos se quejan de su complejidad, decidimos “reinventar” este modelo de contrato. Por ello simplificamos al máximo el lenguaje, reducimos a solo 2 páginas el contrato, incluimos únicamente las cláusulas más básicas, cambiamos la estructura y usamos tipografías, espacios y gráficos donde los mismos pudieran hacer más claro y lógico el contenido.

A todo eso y más, es a lo que se le llama Legal Design o diseño legal. Ahora bien, ¿qué es el Legal Design y por qué podía ayudarnos?

El Legal Design consiste en la aplicación del diseño al mundo del Derecho y desde la perspectiva de la persona/ciudadano. El objetivo es conseguir que los sistemas y servicios legales estén más centrados en la persona/ciudadano, resultando más usables y satisfactorios para el mismo.

De esa forma, el Legal Design o diseño legal busca evaluar y crear servicios legales, centrándose en cómo pueden ser útiles y atractivos. Por ello se centra en tres conjuntos principales de recursos para uso por parte de los profesionales legales: los procesos, la mentalidad y la mecánica. Estos tres recursos deben ayudarnos a concebir, construir y probar mejores formas de hacer las cosas en la ley, involucrando y capacitando tanto a los legos como a los profesionales del Derecho.

legal_design_three
Los tres círculos básicos del Legal Design: derecho, tecnología y diseño

Por ello se dice que el Legal Design tiene tres grandes objetivos:

  • Ayudar al lego y al profesional legal;
  • Crear un mejor frontend (interfaz) y backend (accesos) para el sistema legal;
  • Trabajar en mejoras pequeñas a corto plazo y en grandes cambios en el largo plazo.

En nuestro caso el Legal Design nos sirve para: a) ayudar al lego (el influencer) en la materia; b) crear una interfaz más agradable, atractiva y útil para él (el texto del contrato es la interfaz en este caso) y c) hacer pequeños pero útiles y regulares avances.

Para más detalles sobre cómo hemos aplicado Legal Design en el proceso de creación de la plantilla de contrato para influencers, consultad nuestro post sobre ello en Legaltechies.

Ahora bien, y más allá del Legal Design, ¿qué cláusulas hemos creído que eran básicas para un contrato de este tipo? 

– Identificación de las partes: además del lugar y la fecha, los datos que identifican a las partes firmantes (Influencer y Anunciante).

– Descripción del servicio contratado: cuál es, en qué consiste y su finalidad. Por ejemplo, qué producto o servicio debe promocionar el Influencer o si debe realizar un número concreto de publicaciones.

– Duración: fecha de inicio y de fin, si la tuviera. Si se trata de la prestación de un servicio de manera indefinida, será necesario reflejar las causas y plazos para extinguir el contrato. 

– Retribución: el importe que se abonará por el servicio y sus condiciones de pago, incluyendo que el Anunciante pague al Influencer en productos o servicios concretos, o incluso que se haga un pago mixto (dinero y productos). 

– Contenido, propiedad, publicidad o garantías de éxito: también para evitar posteriores conflictos, es importante recoger por escrito las obligaciones que deben cumplir ambas partes en casos concretos como los indicados. Especialmente importantes el de la publicidad o las garantías de éxito en el caso del influencer.

Datos personales: aunque muy escueta, una pequeña parte relativa a la gestión de la información personal.

Legislación y tribunales: los tribunales a los que las partes se someten si al final no pueden ponerse de acuerdo.

– Incumplimiento: qué ocurre si hay incumplimientos por algunas de las partes.

– Firma: finalmente, la firma de las partes.

contrato_influencers_legal_design_tyc_final
Versión final de nuestro primer contrato para influencers usando Legal Design

Dicho esto, aquí podéis encontrar (en PDF) nuestro contrato para influencers en formato Legal Design (aquí en inglés). También podéis encontrarlo en formato online e interactivo, en Docxpresso. La plantilla puede descargarse y usarse libremente, pero está sujeta a una licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Vaya por delante que es una versión 1.0 del contrato, que debe servir para muchos casos comunes pero no obviamente para todos y que por tanto, en algunos supuestos puede requerir de la debida revisión y adaptación, en la que lógicamente podemos ayudar.

Dicho esto, esperemos que el contrato resulte útil y estad atentos, ya que éste es solo el primero de muchos contratos y documentos jurídicos que pensamos pasar por el filtro del Legal Design.

Podéis leer más sobre estas cuestiones y el marketing de influencia en nuestro perfil de Instagram o Twitter. ¡Nos leemos!

3 respuestas a «Cómo crear un contrato para influencers en Legal Design: la plantilla»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.