Medium – 13 Detalles sobre sus términos y condiciones

Síguenos en |    

¿Qué dicen los términos y condiciones de Medium, la nueva plataforma de moda para bloggear?

Actualizado: 21 de enero de 2015

Medium, la hoy plataforma de blogging creada por algunos de los fundadores de Blogger y Twitter, cumple estos días su primer año de vida (tras presentarse en sus inicios como una red social enfocada a las imágenes).

Medium, ya no en beta y sin acceso limitado, se presentó por allá mediados de 2013 como “Un lugar mejor para leer y escribir cosas que importan”. En el fondo no es más que una plataforma de blogging muy minimalista, en la que lo importante es el contenido (sobretodo el texto). Presenta una portada curada vía editores humanos que se ven ayudados por un “Pagerank” a pequeña escala que determina la significación de una entrada según el número de lecturas, recomendaciones, visitas y otros elementos que hacen que normalmente lo que uno escribe no se ordene cronológicamente sino según su “calidad”.

Cuando escribí esta entrada hace casi año y medio ya tenía ciertos fans como plataforma, Enrique Dans había abierto blog allí hacía poco. Entre finales de 2014 e inicios de 2015, se ha empezado a disparar su uso (hasta la Casa Blanca está allí).

¿Pero qué hay de sus términos y condiciones? Pues están formados por hasta 4 documentos diferentes: unos Terms of Service, una Privacy Policy, unas Rules y unas Logos and Brand Guidelines.

Geolocalización y otros datos de la empresa según sus términos y condiciones, en el Mapa de Términos y Condiciones.

Vamos a ver entonces 13 detalles sobre los términos y condiciones de Medium:

  • Nos encontramos antes unos términos y condiciones relativamente largos si se tienen en consideración todas las políticas, presentados sólo en inglés. Al menos están en su mayoría escritas en un registro bastante accesible e incluso con cierto humor.
  • El contrato se celebra entre el usuario y The Obvious Corporation. Medium sólo pueden usarlo “adultos y adolescentes”. Es decir, y según lo señalado, el usuario no puede ser menor de 13 años. Pueden realizarse cambios en cualquier momento y, si bien cabe la comunicación previa de cambios importantes, no es la regla general. Si seguimos usando el servicio tras publicarse la nueva versión eso significará nuestra aceptación del cambio. Se puede consultar un histórico de las modificaciones.
  • Para acceder y usar Medium es necesario contar con cuenta en un tercer servicio, que hoy por hoy son únicamente Twitter y Facebook. Esta forma de acceso implica haber aceptado los términos y condiciones de ese tercer servicio. En todo caso, si no lo consentimos, no publicarán nada automáticamente en nuestro Facebook/Twitter.
  • La Política de Privacidad de Medium deja claro que no almacena la contraseña de Twitter/Facebook, pero sí puede recoger y actualizar periódicamente la lista de contactos asociada a ese servicio. También recopilan nuestra IP.
  • El contenido generado es propiedad del usuario, pero se licencia a Medium para usarlo de acuerdo al servicio (por ej. promocionarlo con socios). Antes era mucho más preciso en este tema, ya que se indicaba que el contenido se licenciaba a título gratuito, no-exclusivo, con ámbito mundial, sublicenciable, transferible e irrevocable, e incluso en futuros medios. Todo esto ya no aparece. Por tanto ya no es tan abusiva como antes, esta cláusula, pero quizá sea poco precisa.

  • El contenido puede ser eliminado en cualquier momento, pero pueden pasar hasta 30 días hasta que desaparece del todo. Cuando eso haya ocurrido, el contenido no podrá mostrarse o distribuirse, pero Medium podrá quedarse copias en servidor del mismo. Finalmente, ya no se dice que la licencia respecto a los comentarios sea irrevocable y perpetua. Por tanto, mejor ahora que antes de nuevo.
  • Se han eliminado las referencias a los meta datos que se captaban de las imágenes. Por cierto, todo lo comunicado a través de Medium es público por defecto (a excepción de cuando se trabaja en el borrador de un texto) e indexable por los buscadores.
  • Se recopila información tanto de los usuarios con cuenta como de los que no tienen. Se habla de server logs (bloques de datos que pueden identificarte y se eliminan cada 9 meses) y event logs (bloques de datos “anónimos” que pueden conservarse indefinidamente). Lógicamente se usan cookies y hay que destacar que se acepta el uso de Do Not Track o DNT.
  • Se recoge, almacena y periódicamente actualiza la lista de contactos de Twitter y Facebook, que es la puerta de entrada a Medium. Además se usa el análisis comportamental a efectos de detectar intereses del usuario en su día a día en el servicio. Pero dicen no vender nuestros datos personales a terceros.
  • Pueden compartir nuestra información personal si: A) lo consentimos, B) para mejorar el servicio, C) si creen que es una obligación legal (en ese caso intentarían avisar antes si es posible), D) si creen que se puede evitar un daño inminente o E) sin son adquiridos por otra compañía. Finalmente, por si alguien lo dudara, aceptamos la transferencia de nuestros datos personales a EE. UU y otros países.
  • Resulta posible eliminar la cuenta de Medium, aunque tardará unos 30 días en hacerse efectivo, pero eso no significa que lo publicado desaparezca por completo. De hecho se dice que dada la naturaleza pública y enlazable del contenido, puede mantenerse “vivo” para siempre.
  • Medium no se hace responsable de casi nada malo que ocurra como consecuencia de su uso (al menos hasta donde la ley permita).
  • Finalmente, y en caso de conflictos, se aplicarán las leyes de California. Ya no se dice que el usuario renuncia a las demandas colectivas y a la opción del jurado (si era de EE.UU.), ni que queda sometido a arbitraje.

En conclusión, quizá los dos mayores problemas que tenía antes (lo poco concreta que en algunos momentos era la Política de Privacidad sobre la gestión de determinados datos y la licencia muy generosa que se daba sobre nuestros posts y comentarios) han mejorado bastante. En especial la parte relativa al contenido (aunque podría ser algo más precisa). Además, la aceptación de Do Not Track (DNT), poco habitual por desgracia, es digno de destacar positivamente.

Y hasta aquí hemos llegado. Feliz escritura. :-)

—–

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.