Spotify – Condiciones de Uso

Síguenos en |    

ACTUALIZACIÓN: Entrada actualizada según las vigentes (4 de julio de 2012) Condiciones de Uso de Spotify, los apartados modificados llevan un asterisco en color (*). Aquí pueden verse los cambios concretos que se hicieron.

—–

Spotify, servicio de música a través de streaming, es probablemente uno de los grandes éxitos recientes de esta era digital y un ejemplo de nuevo modelo de negocio en la industria musical. Consiste en una aplicación tanto para dispositivos móviles como ordenadores que permite buscar y escuchar música sin necesidad de que la misma se encuentre alojada localmente en el dispositivo que se está utilizando, es decir en streaming. De esta forma pueden escucharse centenares de horas de música independientemente de si llevamos la música en nuestro dispositivo, la capacidad de almacenamiento del mismo o el lugar en el que nos encontremos. Y si bien es posible adquirir canciones individualmente, funciona mediante un modelo de suscripción a todo el servicio y no a una pieza o música concreta, existiendo diferentes modalidades de pago y una gratuita.

Spotify fue fundada en 2006 por Daniel Ek y Martin Lorentzon en Estocolmo, Suecia, bajo el nombre de “Spotify AB”. La aplicación debutó oficialmente entre el público el 7 de octubre de 2008.

A marzo de 2011,  Spotify contaba con más de 3,5 millones de usuarios en España, siendo la mayoría de pago. A mayo de 2012 y a nivel mundial, se calcula que unos 20 millones de personas lo usan.

Los términos y condiciones de Spotify son extensos, la verdad. Consisten en 10 bloques distintos, a saber: la Política de Privacidad, el Acuerdo de usuario final, los Términos del Código Premium, los Términos de la Prueba Gratuita de 7 días, los Términos de la Prueba Gratuita de 30 días, los Términos del Servicio Móvil, los Términos del Código Unlimited, los Términos y Condiciones de la Oferta de Continuación de la Prueba Gratuita de 48 Horas, los Términos y Condiciones de la Nueva oferta de Prueba Gratuita de 30 Días de Spotify y los Spotify Metadata API Terms of Use para Non-US.

Mi intención es analizar el Acuerdo de Usuario Final (lo que serían las Condiciones de Uso), la Política de Privacidad, los Términos del Servicio Móvil, los Spotify Metadata API Terms of Use y hacer un resumen con lo más destacado del resto, que tienen como punto en común regular distintas modalidades de acceso al servicio. Por tanto tenemos Spotify para un rato. :D

Empecemos pues con el Acuerdo de Usuario Final o Condiciones de Uso de Spotify.

Geolocalización y otros datos de la empresa según sus términos y condiciones, en el Mapa de Términos y Condiciones.

Resumen de las Condiciones de Uso de Spotify:

  • Analizadas a fecha: 05/08/2012 (*)
  • Idioma de la versión analizada: Castellano. En caso de contradicción con la versión original en inglés, tiene ahora prioridad la versión castellana. (*)
  • Disponibles en castellano: Sí
  • Número de palabras: 5018 (*)
  • Fecha de la última actualización: 4 de julio de 2012 (*)
  • Edad mínima para usar el servicio: 18 años (sí, 18). Si se es menor de edad, pero únicamente a partir de los 12 años, se puede acceder al servicio con consentimiento de los representantes legales.
  • Propietario del contenido subido: En Spotify el usuario no sube contenido. Lo más parecido es cuando permite importar o copiar su música a Spotify para que éste haga de reproductor. En ese caso el requerimiento para el usuario es que haya adquirido legalmente la música y se disponga de los derechos para la copia e importación de la misma.
  • Tipo de licencia concedida por el usuario: Limitada, no exclusiva, revocable, para el país de origen, no sublicenciable ni transmisible, de uso personal y no comercial para acceder al streaming, descarga condicional o descarga local de la música. La licencia se asigna también a los componentes de terceros, las apps de la tienda de Spotify, si bien las apps pueden tener sus propios términos y condiciones.
  • Cuándo se pone fin a la licencia: Al darse de baja del servicio, o si Spotify nos echa del mismo.
  • Particularidades: 1) La aplicación de Spotify funciona como un sistema de computación distribuida que accede a los recursos de nuestro ordenador para prestar y ejecutar el servicio para nosotros y otros usuarios, algo que aceptamos al darnos de alta 2) El “contrato” entre el usuario y Spotify no es con la sociedad sueca o la matriz londinense, sino con su sucursal española Spotify Spain S.L. 3) Desde el pasado 29 de marzo, Spotify ya no limita la reproducción de una canción a un máximo de 5 ocasiones, sin embargo las Condiciones de Uso siguen hablando de ese límite 4) Spotify no permite el uso comercial de la aplicación, únicamente el personal; por tanto más de un negocio está usando el servicio de forma contraria a sus Condiciones de Uso 5) Para usar Spotify Móvil debo contar siempre con la última versión de la app, de lo contrario no puedo 6) Aceptar estas Condiciones de Uso implica aceptar por referencia las condiciones del servicio móvil, aunque no esté dado de alta en el mismo. Ahora bien, si luego me doy de alta, deberé expresamente aceptar las condiciones del servicio móvil que ya había aceptado antes 7) Descargar la música en local, el llamado modo offline, puede usarse hasta en tres (3) ordenadores personales (PC), pero nada se dice de dispositivos móviles como tablets o smartphones 8) Si no estamos satisfechos con el servicio o tenemos algún problema con él, Spotify dice que el único derecho que nos asiste es desinstalar la aplicación y dejar de usarlo 9) Si Spotify me comunica un futuro aumento de precio del servicio y lo sigo usando, aunque el nuevo importe no haya entrado todavía en vigor, admito que acepto el nuevo precio 10) Spotify establece un periodo de desistimiento de 14 días para el reintegro de lo abonado por el servicio de pago, los paquetes de canciones o las descargas a la carta 11) La simple aceptación de las Condiciones de Uso implica que Spotify y sus socios comerciales puedan enviarnos publicidad y otro tipo de información
  • Jurisdicción y legislación aplicable: Legislación aplicable según el lugar de residencia del usuario. Por otro lado, sujeción a la jurisdicción del lugar más próximo al domicilio del usuario.  

El presente documento (en adelante, el “Contrato”) constituye un contrato legalmente vinculante suscrito por usted y Spotify Spain, S.L., una sociedad inscrita en España con el número B85346294 (en adelante, “Spotify”) por el que se regirá la utilización, por parte de usted, de la aplicación de software Spotify, incluido el Cliente Móvil, según definido en la Cláusula 5 que figura más adelante, (en adelante, la “Aplicación de Software Spotify”) y el Servicio Spotify online vía streaming (según definido dicho término más adelante), disponibles ambos en los Sitios Web de Spotify (según definidos en la Política de Privacidad de Spotify.

Comienza Spotify diciéndonos que estas Condiciones de Uso suponen un “contrato” legalmente vinculante entre nosotros y la propia Spotify, documento que regirá el uso que hagamos del servicio en todas sus variantes (cliente móvil, la aplicación de software o el servicio en sí).

Primer dato interesante es que estas condiciones generales de la contratación no nos las impone directamente Spotify Suecia o Spotify Ltd en Londres, que es actualmente la compañía matriz, sino Spotify Spain S.L. Por tanto existe en España una sociedad Spotify a la que dirigirse.

Puede accederse al Servicio Spotify como un servicio gratuito para el usuario patrocinado con publicidad que no tiene un máximo mensual de horas de escucha ni un máximo de número de reproducciones de una pista única durante los 6 primeros meses a partir de la creación de su cuenta Spotify y, a partir de entonces, un máximo de 10 horas de escucha al mes y un máximo de 5 reproducciones por cada pista única (en adelante, el “Servicio Gratuito”), una versión libre de publicidad del Servicio Spotify por el que usted pagará una suscripción mensual o anual (en adelante, el “Servicio Unlimited”), una versión libre de publicidad del Servicio Spotify incluido un modo offline que hace posible escuchar música sin una conexión a Internet a través de descargas condicionales y otras prestaciones adicionales por la que usted pagará una subscripción mensual o anual (en adelante, el “Servicio Premium”) y una versión del Servicio Spotify que proporciona acceso a determinados aspectos del Servicio Spotify a través de un terminal móvil respaldado (en adelante, el “Servicio Móvil”).

En este y el siguiente párrafo (en verdad todo es un único párrafo, pero lo he fraccionado en varias partes para facilitar el comentario), se indican las modalidades del servicio y el nombre que cada una de ellas recibe formalmente hablando. Por ejemplo, el “Servicio Gratuito” es la cuenta de Spotify que durante los primeros 6 meses desde su creación no tiene límite mensual de horas escuchadas o reproducciones. A partir de entonces, se establece un máximo de 10 horas de escucha al mes y 5 reproducciones por canción. Sobre este servicio gratuito, hay un detalle muy curioso.

Desde el pasado 29 de marzo ya no existe este límite de únicamente poder escuchar una canción un máximo 5 veces, de hecho tengo el correo de Spotify avisándome de ello en mi buzón. Sin embargo, y cómo puede leerse, las Condiciones de Uso del servicio siguen hablando de ese límite. De acuerdo al punto 2 de estas condiciones, relativo a la modificación: “Spotify podrá introducir cambios en el presente Contrato a su entera discreción. Todo cambio sustancial introducido se le comunicará a usted y su aceptación y/o uso continuado de la Aplicación de Software Spotify o del Servicio Spotify tras dicha notificación de cambios introducidos en el presente Contrato constituirá la aceptación, por parte de usted, de dichos cambios.” Y si bien el cambio se ha comunicado, el “contrato” no lo refleja aún. Es decir, a efectos de estas Condiciones de Uso, cuando me doy de alta en Spotify estoy aceptando reproducir una canción un máximo de 5 veces, cuando en la práctica no es así y Spotify me lo ha comunicado (aunque no lo ha trasladado al documento que debe regular nuestra relación con ellos).

Es simplemente un error curioso. El hecho de que juegue en favor del usuario y que Spotify lo haya comunicado vía correo electrónico y desde hace mes y medio lo aplique, casi lo convierten en anécdota. Pero bueno, las Condiciones de Uso no lo reflejan como debería.

Sobre el resto de modalidades o servicios, diría que nada destacable, simplemente se indica la denominación del mismo y en qué consiste.

El Servicio Spotify le permite también comprar copias permanentes de pistas de música (“Descarga(s) Permanente(s)”) como Descargas Permanentes individuales (“Descarga(s) a La Carta”) o paquetes de Descargas Permanentes (“Paquete(s) de Descargas”). En adelante, las Descargas a La Carta y los Paquetes de Descargas, conjuntamente, el “Servicio de Descarga”). Cuando compre un Paquete de Descargas recibirá créditos que podrán canjearse por Descargas Permanentes (“Créditos de Descarga”). Un Crédito de Descarga le permitirá descargar una Descarga Permanente. En adelante, el Servicio Unlimited, el Servicio Premium y el Servicio Móvil, conjuntamente, el “Servicio de Pago Spotify”. En adelante, el Servicio Gratuito, el Servicio Unlimited, el Servicio Premium, el Servicio Móvil y el Servicio de Descarga, conjuntamente, el “Servicio Spotify”.

Más definiciones de variantes del servicio y el nombre que se les asigna en estos términos y condiciones. Quizá más destacable la posibilidad de descargar canciones individualmente o incluso paquetes de canciones.

La verdad es que empieza a haber muchas denominaciones distintas y me parece que genera más confusión que otra cosa tanto nombre, más cuando a su vez se crean nuevos conceptos que unifican a servicios individuales. Por ejemplo, el “Servicio de Descarga”, es el servicio de “Descargas a La Carta” y “Los Paquetes de Descargas” entendidos en su conjunto.

No sé, creo que son demasiados nombres y variantes. Algo de simplificación no iría mal.

Rogamos tenga en cuenta que deberá usted leer y aceptar los términos y condiciones del presente Contrato antes de utilizar la Aplicación de Software Spotify o el Servicio Spotify. En caso de que no esté de acuerdo con los términos y condiciones del Contrato, NO podrá utilizar la Aplicación de Software Spotify ni el Servicio Spotify. Para una descripción detallada de las prestaciones de cada Servicio de Pago Spotify, rogamos consulte los Sitios Web de Spotify.

Finalmente, después de toda esta larga lista de servicios y variantes que conforman Spotify, con su correspondiente definición, nos indican que antes de usar el servicio debemos leer y aceptar estos términos y condiciones. Si no estamos de acuerdo con ellos, ¿podemos proponer la modificación de alguno ya que estamos ante un “contrato”? Pues no, la única alternativa que se nos ofrece es no usar el servicio. Definitivamente, no hubiera usado el término “contrato” para denominar a estas Condiciones de Uso, ya que si bien lo es (de tipo unilateral), creo que puede llevar un poco a confusión.

Finalmente, si queremos más información sobre las prestaciones de los múltiples servicios ofertados, debemos dirigirnos a las webs de Spotify.

Como he dicho al inicio, todo lo anterior es en realidad un único párrafo que he fraccionado en 4 partes. Gran y espesa forma de iniciar las Condiciones de Uso, la verdad.

1. Perfeccionamiento del Contrato

Al crear una cuenta Spotify, bien sea a través de Spotify o de un tercero como Facebook Ireland Limited (“Facebook”), o comenzar la descarga de la Aplicación de Software Spotify en el sitio web de Facebook o al utilizar la Aplicación de Software Spotify (incluida, entre otros, la descarga de dicha aplicación) o el Servicio Spotify, usted confirma que tiene, como mínimo, 18 años, o que tiene, como mínimo, 12 años y ha recibido el consentimiento de sus padres o tutores para celebrar el presente Contrato, que reside en uno de los países en los que Spotify presta el Servicio Spotify, que toda información a efectos de alta que remita a Spotify es veraz, exacta y completa, que actualizará dicha información con objeto de que se mantenga vigente y que acepta usted los términos y condiciones del presente Contrato y de la Política de Privacidad de Spotify. Además, en este acto usted se acepta la extinción de cualesquiera Términos y Condiciones de Spotify previamente acordados con Spotify Limited, una sociedad inscrita en el Reino Unido con el número 06436047 (“Spotify Ltd”) (cuando proceda).

Esto empieza a ponerse interesante.

Cuando creo una cuenta de Spotify, ya sea de una forma u otra (se pone el caso de hacerlo a través de un tercero como Facebook), confirmo toda una serie de cosas. Concretamente: 1) Que tengo 18 años. De no ser el caso, que dispongo del consentimiento de mis representantes legales y tengo al menos 12 años; 2) Que resido en uno de los países en los que se presta el servicio por parte de Spotify; 3) Que la información proporcionada es veraz y exacta y la mantendré actualizada; 4) Finalmente, acepto estos términos y condiciones y a su vez acepto que los términos y condiciones de Spotify Limited, la matriz en Europa (concretamente en Londres) del servicio, se han extinguido y ya no resultan aplicables.

Vamos por partes.

¡Para usar Spotify hay que ser mayor de edad! :o Un poco descolocado con esto, y es que me parece un requerimiento bastante exagerado. ¿Qué lógica tiene que para usar algo como Spotify deba ser mayor de edad? ¿El contenido de las letras de las canciones? Igual o peor contenido  puede uno leer en Facebook y no se requiere tener 18 años, de hecho hasta hace nada bastaban 13. Seguramente esta exigencia vaya por los múltiples servicios de pago así como la posibilidad de comprar canciones que Spotify ofrece, y de ahí que quieran cubrirse las espaldas. En todo caso, no hay que olvidar la existencia del servicio gratuito, bastante generoso y por tanto atractivo para muchos de los usuarios del servicio.

Supongo que para esos interesados en el servicio gratuito se establece la segunda previsión en cuanto a la edad para darse de alta. Es decir, que en caso de ser menor de edad, pero siempre con un mínimo de 12 años, pueda acceder al servicio si media consentimiento de los padres o tutores legales. O lo que es lo mismo, que incluso el menor de edad de 14 a 17 años, aunque la ley no lo requiera, para darse de alta en Spotify necesitará del consentimiento de los representantes legales. Por otra parte, y como es habitual, no se indica la fórmula para hacer llegar ese consentimiento.

Lo dicho, me parecen muy exigentes los requerimientos en materia de edad por parte de Spotify para darse de alta en el servicio. Si todo el negocio fuera de pago lo podría entender, pero existiendo una modalidad gratuita muy importante (a casi día de hoy los usuarios de pago representan un 20% del total, por tanto un 80% no lo es), no veo la lógica de requerir a priori la mayoría de edad para acceder al servicio y luego a los menores de 14 a 17 años solicitarles también algo que ni la Ley les exige. Ya que si bien el artículo 13.1 RD 1720/2007 dice que la Ley puede limitar lo anterior y requerir para mayores de 14 años que consientan el tratamiento de datos personales la asistencia de los padres, no creo que las Condiciones de Uso de Spotify puedan entenderse como Ley. Vaya, que no le veo la lógica a esta exigencia de los 18 años y necesidad de consentimiento paterno en menores de 14 a 17 para acceder al servicio.

En otro orden de cosas, no puede usarse el servicio si no se reside en un país en el que esté ya disponible. Eso quiere que si no se reside en  Austria, Bélgica, Dinamarca, Islas Feroe, Finlandia, Francia, Alemania, Holanda, Noruega, España, Suecia, Suiza, Reino Unido o EE.UU., no puede usarse el servicio. Supongo que por razones de derechos sobre la música y los diferentes artistas, pero vaya, no son muchos países.

Finalmente, destacar el hecho de que aceptar estos términos supone aceptar la extinción de otros anteriores, de Spotify también, pero no de la sucursal española sino de la matriz londinense. ¿Por qué la necesidad de renunciar a ellos? ¿Eran quizá mejores? :P Sería interesante ver los términos y condiciones a los que nos requiere renunciar…

2. Modificación del Contrato

Spotify podrá introducir cambios en el presente Contrato a su entera discreción. Todo cambio sustancial introducido se le comunicará a usted y su aceptación y/o uso continuado de la Aplicación de Software Spotify o del Servicio Spotify tras dicha notificación de cambios introducidos en el presente Contrato constituirá la aceptación, por parte de usted, de dichos cambios.

Típica cláusula de modificación de las Condiciones de Uso u otras políticas.

Spotify puede hacerlo a su entera discreción, aunque al menos nos lo comunicará. ¿Cómo aceptaremos el cambio en las condiciones? Por el hecho de aceptarlo, un poco perogrullada esto, o por el uso continuado de la aplicación. No se habla de la forma de aceptación y lo del uso continuado es muy vago siempre. Por tanto un pelín abusiva esta condición (al menos avisarán de los cambios y no nos recomiendan visitar la web cada dos por tres como hacen otros).

3. Otorgamiento de licencia

Se le otorga una licencia limitada, no exclusiva y revocable de uso personal y no comercial de la Aplicación de Software Spotify (incluido el derecho a descargar dicha aplicación) y del Servicio Spotify y para recibir mediante stream (y, cuando haya comprado el Servicio Premium o el Servicio Móvil, mediante descarga condicional), y en el caso de la compra de Descargas a La Carta o de Paquetes de Descargas, a recibir Descargas Permanentes de los contenidos de los medios disponibles en su país de origen a través del Servicio Spotify.

Es decir, Spotify nos permite usar el servicio a cambio de que nosotros le concedamos una licencia de carácter limitado, no únicamente para ellos, que puede ser revocada y, atención, de uso personal y no comercial. Esta licencia es relativa al software en sí, además del “Servicio Spotify” para recibir el streaming, algo llamado “descarga condicional” o poder descargar piezas musicales concretas.

Lo que más interesa de esta licencia es que Spotify nos deja usar su aplicación en tanto en cuento le demos un uso personal y no comercial. Ahora bien, ¿quién no conoce algún local de fiestas, restaurante, DJ o concurso/sorteo que usa Spotify para finalidades comerciales? Me refiero a la sala en la que ponen música según la lista configurada en Spotify o al concurso que para participar te pide compartir tu lista de reproducción favorita. Existen casos así, y de acuerdo a lo aquí visto, no puede darse ese uso a la aplicación, al entrar en el terreno comercial y abandonar el personal. Ojo, no digo que Spotify entre todos sus términos y condiciones no permita darle usos comerciales legítimos a la aplicación, seguro que sí, pero de acuerdo a lo visto aquí, la aplicación tal cual es para uso personal, nada más.

No ostentará usted el derecho a transmitir o sublicenciar los derechos que usted ostenta en virtud del presente Contrato. Se le asigna la licencia sobre los componentes de terceros incluidos en la Aplicación de Software Spotify ya sea en virtud del presente Contrato o de los términos de licencia del componente de terceros en cuestión, según sea aplicable y se especifique en la sección Ayuda de la Aplicación de Software Spotify.

Por si hubiera dudas del carácter personal de la licencia, ésta no puede ser licenciada ni transmitida a otra persona, vaya que es sólo para nosotros y nadie más. Es decir, aplicando esta previsión a rajatabla, una cuenta creada por el hijo mayor únicamente podría ser utilizada por él, no por el resto de los miembros de la familia. Sobretodo se incide más adelante al requerir que no se compartan contraseñas, cuentas de usuario y demás.

Finalmente, la licencia también se asigna a componentes de terceros que no sean de Spotify pero estén integrados dentro de la aplicación, y se asigna bien por las propias Condiciones de Uso o los términos de las licencias de los componentes de terceros. Lo que me genera una duda, si la licencia del tercero debe ajustarse a estos términos, ¿puede ir más allá reduciendo los derechos del usuario, o más acá, es decir, ser más generoso con el usuario? Al parecer la respuesta debería estar en la sección “Ayuda de la Aplicación de Software Spotify”.

Esta previsión se incluyó con motivo de la puesta en marcha de la tienda de apps, ya que la última modificación de estas Condiciones de Uso es del 30 de noviembre de 2011 y ese día se anunció la tienda de apps.

4. Compra del Servicio de Pago Spotify, Descargas a La Carta o Paquetes de Descargas

En caso de que usted acepte pagar la cuota de acceso al correspondiente Servicio de Pago Spotify o comprar Descargas a La Carta o Paquetes de Descargas, dicha cuota o precio lo cobrará la sociedad designada por Spotify de acuerdo con la forma de pago que haya usted elegido a efectos del pago de la compra.

Es decir, que en el caso de querer comprar una canción o suscribirnos al servicio de pago, a pesar de existir Spotify Spain SL, el pago se hará a la sociedad que Spotify haya designada según el método que usemos para pagar. Vamos, que si pagamos con tarjeta de crédito la suscripción al servicio quizá nos la cobra Spotify Islas Feroe y no la sociedad española. Cosas del derecho tributario.

En caso de que vaya a pagar con una tarjeta de crédito o débito, al designar una tarjeta para que efectuemos los correspondientes cargos usted confirma que está autorizado a efectuar dicha compra y que es usted el titular de dicha tarjeta (a saber, que la tarjeta se ha emitido a su nombre).

Vamos, que si usamos tarjeta de crédito o débito, confirmamos al indicar esa tarjeta que nosotros somos el titular de la misma. Es decir, no vale suscribirse a Spotify con la tarjeta de crédito de mamá :P, sería contrario a sus Condiciones de Uso.

Todos los precios indicados en los Sitios Web de Spotify incluyen el IVA (cuando proceda) y demás impuestos y derechos aplicables.

Spotify acepta una serie de distintas formas de pago, por lo que le rogamos consulte los Sitios Web de Spotify para comprobar cuál es la mejor forma de pago para usted.

Finalmente, los precios incluyen IVA, si corresponde, y demás impuestos correspondientes. Además se indica que Spotify acepta varias formas de pago y que para ello comprobemos su web, para determinar cuál es la mejor. La verdad es que después de mirar su web casi 10 minutos únicamente he sacado en claro que se puede pagar con tarjetas de crédito y débito. O yo estoy lento o no es tan fácil encontrar los métodos de pago…

5. El Servicio Móvil

Deberá usted contar con la última versión móvil de la Aplicación de Software Spotify (en adelante, el “Cliente Móvil”) en su terminal móvil para poder utilizar el Servicio Móvil. El Cliente Móvil sólo podrá adquirirse a través de los canales oficiales autorizados por Spotify. Usted acuerda que su acceso a, y derecho de uso de, el Servicio Móvil estará expresamente condicionado a que se dé usted de alta como suscriptor móvil a través del proceso de autenticación asociado al Cliente Móvil, proceso de autenticación que podrá incluir términos y condiciones adicionales aplicables al Servicio Móvil (los “Términos y Condiciones del Servicio Móvil”) formando, los posibles Términos y Condiciones del Servicio Móvil, parte del presente Contrato. Sólo podrán utilizarse los terminales respaldados por Spotify para acceder al Servicio Móvil y usted acepta que Spotify no tiene obligación alguna de respaldar a ninguna marca o modelo concreto de terminal, independientemente de que dicha marca o modelo esté en la actualidad, o haya estado anteriormente, respaldado por Spotify.

Sobre Spotify Móvil una primera pincelada, entiendo que veremos más en su política particular.

Para empezar una cosa un poco curiosa, según las Condiciones de Uso el servicio móvil únicamente puede utilizarse si nuestro terminal cuenta con la última versión de la app. Cosa que seguramente no sea cierta en la práctica, pero llama la atención que acepte usar la app móvil únicamente si la tengo al día, de otro modo no. Un poco ilógico, la verdad.

A continuación nada extraño, el cliente móvil únicamente puede adquirirse a través de los canales oficiales, App Store, Google Play y otras. Nada de descargarlo pues a través de las tiendas “alternativas”.

A continuación se indica que el alta en Spotify no supone el acceso automático a Spotify Móvil, que requerirá de un proceso de autenticación expreso y quizá de la aceptación de unos términos y condiciones concretos sobe el servicio móvil, términos que en cualquier caso son aceptados por vía de referencia al aceptar estas Condiciones de Uso. Esos términos y condiciones del servicio móvil existen como hemos comentado al inicio. Lo curioso es que aquí se está diciendo que yo usuario de Spotify, aunque no tenga el servicio móvil, acepto ya de por sí, y por vía de referencia, las condiciones del servicio móvil. Ahora bien, esta aceptación no sirve de nada, ya que si finalmente me doy de alta en el servicio móvil deberé expresamente aceptar los términos y condiciones del servicio móvil. ¿No era más fácil aceptar ahora estas Condiciones de Uso y luego, si me doy de alta en el servicio móvil, aceptar los términos y condiciones del mismo? No sé, no veo mucha lógica a esta fórmula elegida.

Finalmente, se indica que el servicio móvil únicamente puede usarse en los terminales que cuenten con el OK de Spotify, y que Spotify no está obligada a ofrecer su servicio móvil a un concreto terminal, por mucho que en la actualidad o en el pasado, contara con el apoyo de Spotify. Por tanto nada de hacer peticiones online para solicitar Spotify en Symbian, que no cuela. :P

6. El Servicio de Descargas

Cuando compre Descargas Permanentes del Servicio de Descarga, usted las adquirirá como Descargas a La Carta o en Paquetes de Descargas.

OK, creo que se explica por sí solo.

Los Paquetes de Descargas están disponibles como paquetes de 10, 15, 40 ó 100 Descargas Permanentes. Usted podrá comprar Paquetes de Descargas bien después de haber seleccionado una o varias pistas de música específicas (y conservará usted cualquier legitimación restante a Descargas Permanentes después de adquirir la pista o pistas musicales específicas), o bien en cualquier momento y añadirlos a su cuenta en el Servicio de Descargas.

Nada extraño en este caso.

Dispondrá usted de hasta treinta (30) días desde la fecha de compra (la “Fecha de Inicio”) para canjear las Descargas Permanentes en el Paquete de Descargas (el “Periodo de Canje”). El último día del Periodo de Canje será la “Fecha de Caducidad”. Podrá ampliar el Periodo de Canje comprando otro Paquete de Descargas antes de la Fecha de Caducidad (una “Compra Pertinente”) en virtud de la cual el Periodo de Canje para las posibles Descargas Permanentes no canjeadas se ampliará hasta los treinta (30) días a partir de la Compra Pertinente. El Periodo de Canje podrá ampliarse varias veces de esta forma, hasta un periodo máximo de noventa (90) días a partir de la Fecha de Inicio.

Es decir, nos están explicando el sistema para comprar música en Spotify, y la verdad es que me parece un poco rebuscado. Si compro un pack de descargas, tengo 30 días para usarlo. Si pasa ese tiempo y no lo he empleado, caduca. Pero puedo alargar hasta dos veces ese periodo de caducidad si antes de expirar el periodo de 30 días compro otro pack de descargas. Entonces sí que ya no se puede alargar más y si no he usado los packs de descargas, caducan.

¿En serio que no había una forma más sencilla de, primero, comprar canciones y en segundo lugar explicar el sistema de uso? No sé, que algo como comprar una canción, o un pack de descargas, sea tan complicado, me parece innecesario.

Las Descargas a La Carta se compran como Descargas Permanentes simples o múltiples, y sólo pueden adquirirse para Descargas Permanentes de una o varias pistas musicales específicas que usted haya seleccionado. Las Descargas a La Carta se consumen en el momento de la compra (no cuentan con un Periodo de Canje) y no se consideran una Compra Pertinente.

Entiendo que aquí están explicando la compra de una canción o algunas canciones sin tener que recurrir a los packs de descargas, pero vaya forma rara y confusa de explicarlo.

7. Uso del contenido acumulado

El “modo offline” del Servicio Premium y del Servicio Móvil le permite descargar copias temporales del contenido y reproducirlas localmente en tanto en cuanto usted conserve su suscripción al Servicio de Pago correspondiente. En calidad de suscriptor del Servicio Premium, usted puede almacenar dicho contenido acumulado (“cached”) en hasta tres (3) ordenadores personales (PC).

Es decir, la posibilidad de escuchar la música sin necesidad de estar conectado a Internet, sin streaming por tanto, es posible en tanto en cuanto uno cuente con el Servicio Premium. Mediante este denominado modo offline uno puede descargar localmente la música en su dispositivo y reproducirla aunque no tenga Internet (aunque obviamente para descargarla sí habrá necesitado antes de una conexión a la Red). Ahora bien, esta posibilidad existe hasta que se esté suscrito al Servicio Premium, después ya no más. Y mientras se es suscriptor del Servicio Premium, el contenido descargado localmente se puede acumular hasta en 3 ordenadores (PC).

Interesante una cosa aquí. La posibilidad de descargar en local la música también se extiende a los dispositivos móviles, en tanto en cuanto uno tenga suscripción al Servicio Premium. Pero aquí se dice muy claramente que la posibilidad de descargar la música puede extenderse a un máximo de 3 ordenadores. ¿Y si sólo tengo un ordenador pero tres dispositivos móviles (dos móviles y una tablet), sólo puedo descargar la música en uno de los tres dispositivos móviles? A la vista de lo aquí indicado, sí, ya que se habla muy concretamente de “ordenadores personales (PC)”. Pero veremos en los términos y condiciones del Servicio Móvil a ver qué se dice.

8. Ficheros locales

La Aplicación de Software Spotify genera automáticamente una lista de los ficheros de música locales que usted ha almacenado en su ordenador u otro dispositivo o aparato pertinente. Esta función no copia ni importa automáticamente estos ficheros de música. Esta función de lista automática puede desactivarse en las opciones de preferencias de la Aplicación de Software Spotify. La función “ficheros locales” del Servicio Spotify le permite elegir la opción de importar ficheros locales almacenados en su ordenador u otro dispositivo o aparato pertinente en la Aplicación de Software Spotify o copiar ficheros locales desde su ordenador en su terminal móvil u otro dispositivo o aparato pertinente utilizando el Cliente Móvil. Sólo podrá importar o copiar ficheros que haya adquirido legalmente, y respecto de los que ostente el derecho a importarlos o copiarlos. Por ejemplo, no podrá usted utilizar el Servicio Spotify para importar o copiar música que haya descargado ilegalmente de Internet.

Habla aquí Spotify de la posibilidad de usar la aplicación como reproductor de la música que ya tenemos en nuestro ordenador o dispositivo. Es decir, un CD de música copiado en su momento, en lugar de reproducirlo con iTunes o Windows Media, pues hacerlo con la aplicación de Spotify. Si nos indica que esta función no es automática, y que en caso de permitirse, importa o copia (según el caso) los ficheros locales.

Ahora bien, la música que se importa o copia debe haber sido adquirida legalmente y se debe disponer de los correspondientes derechos para la importación o copia. Vaya, que mucha gente está usando la aplicación de Spotify contraviniendo sus Condiciones de Uso, ya que muchos usuarios seguramente usan su aplicación para reproducir música de la que no disponen de los derechos para importar o copiar, o directamente no ha sido adquirida legalmente.

Por tanto, como previsión está muy bien y es muy correcta, pero es un poco un brindis al Sol ajeno a la realidad.

9. Precios

Spotify podrá modificar el precio del Servicio de Pago Spotify, de las Descargas a La Carta y de los Paquetes de Descargas en su momento. Por lo que respecta al Servicio de Pago Spotify, dicha modificación en el precio será efectiva una vez transcurrido el periodo de pago corriente en dicho momento (a saber, el periodo por el que ya haya usted pagado). Toda modificación de los precios le será comunicada a usted. En caso de que no desee obligarse por dicho precio modificado en relación con su Servicio de Pago Spotify, podrá usted dar de baja su suscripción al Servicio de Pago Spotify de acuerdo con la Cláusula 17 (Periodo de vigencia y extinción). El hecho de que usted continúe utilizando el Servicio de Pago Spotify una vez que se le haya comunicado a usted dicha modificación de precios constituirá una aceptación de dicho nuevo precio.

Spotify puede cambiar el precio de su servicio de pago cuando lo considere oportuno.

Se nos informa que esos cambios entrarán en vigor una vez transcurrido el periodo de pago. Es decir, si ya he pagado mayo, y durante ese mes se anuncia una subida de precio, el aumento me afectará a la hora de pagar junio.

Los cambios en el precio serán comunicados, y si no estamos de acuerdo con ellos, podremos darnos de baja tal y como se indica en estas Condiciones de Uso.

Y ahora una detalle que me parece un poco ilógico. Si sigo usando el servicio una vez que se me ha comunicado el aumento de precio, ya quiere decir que acepto el nuevo precio. Vaya, que si a principios del mes de mayo me dicen que aumentarán el precio en junio, me lo comunican y yo sigo usando Spotify hasta los últimos días del mes de mayo (porque ya lo he pagado), significa que acepto el nuevo precio. Pues no, conociendo ya del aumento de precio, puedo seguir usando el servicio por el tiempo que ya tenga pagado y cancelarlo días antes de la entrada en vigor del nuevo importe. Y eso obviamente querrá decir que no acepto el nuevo precio.

10. Renovación automática de la suscripción

Su suscripción al Servicio de Pago Spotify se renovará automáticamente al final de cada periodo de vigencia de la suscripción a menos que usted proceda a dar de baja su suscripción antes del final de dicho periodo de vigencia de la suscripción con arreglo a la Cláusula 17 (Periodo de vigencia y extinción), o, en el caso del Servicio Móvil, que Spotify revoque su acceso al Servicio Móvil de acuerdo con los Términos y Condiciones del Servicio Móvil. Dicha renovación será siempre por un periodo de suscripción mensual incluso en caso de que el periodo de suscripción anterior fuese de seis o doce meses. En caso de que desee renovar por un periodo superior, rogamos entre en su cuenta en los Sitios Web de Spotify. En el momento de la renovación se cargará automáticamente el correspondiente importe a través de la forma de pago que usted haya designado como forma de pago a efectos del pago de la compra del Servicio de Pago Spotify.

La suscripción al servicio de pago se renueva automáticamente mes a mes. Si se quiere renovar por un periodo superior, debe indicarse desde la cuenta de usuario.

No hay forma de desactivar la renovación automática de la suscripción, simplemente darse de baja antes de finalizar el periodo de vigencia del servicio contratado o, en el caso del servicio móvil, que Spotify nos revoque el acceso al mismo. Por tanto entiendo que una vez suscrito un usuario al servicio de pago, automáticamente queda suscrito al servicio móvil, lo quiera o no. Y la única forma por tanto de abandonar el servicio móvil sería abandonar el servicio de pago.

Por lo demás, bien, nada muy llamativo.

11. Plazo para poder cancelar válidamente la compra del servicio

En caso de que usted haya comprado Descargas a La Carta, Paquetes de Descargas o el acceso al Servicio de Pago Spotify a través de Internet, podrá cancelar la compra y recibir la devolución del pago íntegro efectuado en el plazo de 14 días a partir de la compra. No obstante, rogamos tenga en cuenta que, en caso de que acceda al Servicio de Pago Spotify o comience a consumir la Descarga a La Carta o el Paquete de Descargas en dicho periodo de 14 días, ya no estará legitimado a cancelar ni a anular la compra. Además, trascurrido dicho plazo de 14 días ya no estará legitimado a cancelar su compra ni a recibir la devolución del pago incluso en caso de que no vuelva a acceder posteriormente al Servicio de Pago Spotify o a canjear Créditos de Descarga.

Esto creo que está muy bien, Spotify establece un periodo de desistimiento de 14 días en caso de darse de alta en el servicio de pago o comprar paquetes de canciones o la opción de descargas a la carta. Si se adquiere alguna de esas tres cosas, uno tiene hasta 14 días para repensarlo y decir, pues mira, no me interesa, que me devuelvan el dinero.

Ahora bien, si en esos 14 días accede al servicio de pago o comienza a consumir los paquetes de canciones o descargas a la carta, ya no puede ejercerse tal derecho de desistimiento. Tampoco puede solicitarse el reintegro de lo pagado una vez pasado el periodo de 14 días.

Bien en este caso, nada que decir.

12. Spotify Social

La Aplicación de Software Spotify cuenta con prestaciones que le permiten poner a disposición pública su perfil, compartir enlaces a pistas y listas de discografía seleccionada con otros usuarios del Servicio Spotify, integrar sus actividades en el Servicio Spotify con funcionalidades ofrecidas por los servicios de redes sociales de terceros, incluido Facebook y Twitter, incluida la conexión de su cuenta Spotify con su cuenta de Facebook (“Spotify Social”). En caso de que opte por activar el servicio Spotify Social, incluida la opción de conectar a una cuenta de Facebook, su perfil de Spotify, incluido su nombre de usuario de Facebook y su fotografía del perfil de Facebook, podrán ser vistos públicamente por otros usuarios del Servicio Spotify en la Aplicación de Software Spotify.

Es decir, Spotify permite socializar nuestra actividad en su servicio conectando nuestra cuenta de Facebook o Twitter con la de Spotify. Eso implica que por ejemplo el nombre y la foto de perfil de Facebook podrán ser vistas públicamente por cualquier usuario de Spotify.

Si conecta su cuenta Spotify a una cuenta de Facebook, en el panel de preferencias podrá optar por compartir automáticamente o no sus actividades de escucha con Facebook, incluida la publicación o no de sus listas de discografía seleccionada cuando se creen, con otros usuarios del servicio Spotify Social o con Facebook en caso de que haya activado la función “compartir” con Facebook. Usted asume que Spotify no es responsable del contenido una vez que se comparta con Facebook.

Siguiendo con el tema de conectar la cuenta de Facebook con la de Spotify, aceptamos que podremos compartir de forma automática o no la música que escuchamos o las listas que creemos en nuestro perfil de Facebook. Y ojo, una vez compartido ese contenido en Facebook, Spotify ya no se hace responsable del mismo.

En caso de que utilice la prestación Spotify Social, deberá respetar al resto de los usuarios del Servicio Spotify en su interacción con los mismos. Spotify se reserva el derecho, a la entera discreción de Spotify, de inhabilitar su cuenta en caso de que Spotify estime que usted está violando este principio. Un comportamiento inaceptable conllevará la cancelación de su cuenta y el bloqueo al acceso al Servicio Spotify. Como ejemplos de comportamiento inaceptable se incluyen, entre otros, los siguientes:

i. dar a las listas de discografía seleccionada títulos ofensivos, abusivos, difamatorios, pornográficos u obscenos;

ii. acosar o intimidar a otros usuarios;

iii. enviar “spam” (“correo basura”) a otros usuarios a través del buzón de entrada, o utilizar medios automatizados para promocionar contenidos artificialmente; y

iv. utilizar una fotografía en su perfil que vulnere los derechos de autor (copyright) de un tercero, o que sea ofensiva, abusiva, difamatoria, pornográfica u obscena.

Si decidimos usar la función de Spotify Social y por tanto compartir lo que escuchamos o las listas que creamos en Facebook por ejemplo, debemos respetar al resto de usuarios a la hora de interactuar con ellos. De no hacerlo, Spotify puede bloquearnos la cuenta. ¿Qué se entiende por comportamiento inaceptable? Pues los 4 puntos que se indican anteriormente. Todos muy lógicos a excepción del “Utilizar una fotografía en su perfil que vulnere derechos de autor de un tercero”. Digo que no es muy lógico porque de ponerse estrictos probablemente la mitad de los usuarios del servicio estarían  realizando un comportamiento inaceptable. Por ejemplo, si como fotografía de perfil uso una imagen de Homer Simpson, obviamente yo no tengo los derechos sobre esa imagen, por tanto me podrían inhabilitar la cuenta por comportamiento inaceptable. Entiendo que estas previsiones deben incluirse y son muy legales, pero en serio, no casan con la realidad y el día a día.

Por tanto, Spotify puede hacerse social al conectarse con nuestras cuentas de Twitter o Facebook, eso puede implicar compartir determinada información sin uno darse cuenta de lo que hacemos en Spotify, y en cualquier caso debemos comportarnos en nuestra interacción con otros usuarios si no queremos acabar fuera de Spotify.

13. Aplicaciones de Terceros y Contenido de Aplicaciones de Terceros

La sección de socios de la Aplicación de Software Spotify incluye enlaces a aplicaciones de software que son propiedad y están operados por terceros (“Aplicaciones de Terceros”). Las referidas Aplicaciones de Terceros y todo el contenido de terceros disponible a través de dichas aplicaciones (“Contenido de Aplicaciones de Terceros”) serán suministrados exclusivamente por el proveedor externo en cuestión y no por Spotify. El uso de las Aplicaciones de Terceros y del Contenido de Aplicaciones de Terceros está sujeto a las condiciones de uso de las Aplicaciones de Terceros correspondientes. El uso que usted haga de las Aplicaciones de Terceros y del Contenido de Aplicaciones de Terceros está sujeto a la Cláusula 18 (Inexistencia de garantías) y Cláusula 19 (Responsabilidad limitada).

En resumen, las apps de terceros disponibles en Spotify vía la tienda virtual que estrenaron a finales del año pasado, son propiedad de terceros y están operadas por esos terceros, no por Spotify. Esos terceros son quienes las proporcionan, tampoco Spotify. Y como veremos más adelante, del uso y contenido de las mismas Spotify no responde para nada.

Vaya, que Spotify ha creado una tienda de apps de la que prácticamente no se preocupa de nada. No sé, no creo que sea la mejor y más segura forma de operar, pero ellos sabrán.

14. Restricciones de uso

Con objeto de evitar cualquier tipo de duda, usted acepta que no podrá (entre otros aspectos):

Para que nos quede claro, y aunque a lo largo de estas Condiciones de Uso hay otras restricciones, esto es lo que principalmente aceptamos no poder hacer.

i. copiar, reproducir, “rip” (extraer o copiar pistas de música), grabar, poner a disposición del público ni utilizar de otra forma ninguna parte de la Aplicación de Software Spotify o del Servicio Spotify ni su contenido (incluidos, entre otros, pistas, imágenes y texto) de cualquier forma que no esté expresamente permitida en virtud del presente Contrato;

Vaya, que todas esas apps y tutoriales tan chulos de “Aprende a ripear canciones de Spotify” no son legales, por si alguien tenía dudas. :P

ii. vender o tratar de vender cualquier invitación a acceder al Servicio Spotify, o revender cualquier código utilizado para acceder al Servicio de Pago Spotify;

Nada de vender o revender el acceso al servicio.

iii. facilitar su contraseña a otra persona ni utilizar el nombre de usuario y contraseña de otra persona;

No podemos compartir la contraseña con nadie, por si había dudas de que la cuenta era (uni)personal, ni obviamente usar los datos de acceso de otra persona.

iv. aplicar técnicas de ingeniería inversa, descompilar, desmontar, modificar o crear obras derivadas basadas en la Aplicación de Software Spotify o en el Servicio Spotify o en cualquier parte de los mismos;

Nada de recrear, ni que sea empezando desde el final, Spotify y sus servicios.

v. burlar cualquier tecnología utilizada por Spotify o sus licenciantes para proteger los contenidos accesibles a través de la Aplicación de Software Spotify y del Servicio Spotify;

Tampoco nada de vulnerar las medidas de protección que se hayan podido establecer para proteger la música, el DRM usado por ejemplo.

vi. alquilar o arrendar ninguna parte de la Aplicación de Software Spotify o del Servicio Spotify;

Nada de malbaratar Spotify, ni que sea mediante alquiler.

vii. utilizar la Aplicación de Software Spotify o el Servicio Spotify de forma que conlleve una violación de los términos del presente Contrato,

Cláusula genérica en plan “Por si quizá olvidáramos prohibir algo, recuerda que todo aquello contrario a estas Condiciones de Uso sería una vulneración de las mismas”.

viii. burlar las posibles restricciones territoriales aplicadas por Spotify,

Es decir, que si queremos Spotify y en nuestro país no está disponible, algo muy posible viendo la lista de países en los que se puede acceder al servicio, nada de puentear la aplicación para poder acceder a la música.

ix. incrementar artificialmente el contador de reproducción (play count) ni manipular de otra forma la Aplicación de Software Spotify o el Servicio Spotify utilizando un script u otro proceso automatizado;

Tampoco es posible usar mecanismos automatizados que manipulen el servicio en un sentido u otro

x. importar al Servicio Spotify ficheros locales que no haya usted adquirido legalmente; ni

Si usamos Spotify como reproductor de la música que tenemos en nuestro ordenador, únicamente si ésta ha sido obtenida legalmente, sino corrompemos el sistema .

xi. copiar en su terminal móvil u otro dispositivo o aparato utilizando el Cliente Móvil ficheros locales que no haya usted adquirido legalmente.

Lo mismo de antes pero ahora corrompemos el smartphone o tablet.

Además de lo arriba expuesto, usted se compromete a adoptar las medidas razonables para impedir un uso no autorizado de la Aplicación de Software Spotify y del Servicio Spotify y de sus contenidos.

También debemos asumir que impediremos un uso no autorizado de la aplicación o sus servicios.

También reconoce y acepta que Spotify podrá eliminar o recuperar su nombre de usuario en cualquier momento en caso de que Spotify, a la entera discreción de Spotify, considere que dicha actuación resulta inadecuada.

Finalmente, y esto es más llamativo, Spotify puede eliminar o recuperar un nombre de usuario cuando le plazca, si entiende la actuación del mismo inadecuada.

15. Publicidad y uso de recursos informáticos

Como contraprestación a los derechos que le asisten a usted en virtud del presente Contrato, usted acepta que (i) Spotify y sus socios comerciales estarán legitimados a enviarle publicidad y demás información y que (ii) Spotify estará legitimada a permitir que la Aplicación de Software Spotify y el Servicio Spotify utilicen el procesador, ancho de banda y hardware de almacenamiento de su ordenador y demás aparatos y dispositivos pertinentes con el objeto limitado de facilitar la comunicación y transmisión del contenido y demás datos o prestaciones a usted y a otros usuarios de la Aplicación de Software Spotify y del Servicio Spotify, y para facilitar el funcionamiento de la red en la que se ejecuta la Aplicación de Software Spotify y el Servicio Spotify. Podrá usted ajustar el nivel de uso que el Servicio Spotify hace de su ordenador en los ajustes de la Aplicación de Software Spotify.

Dos cosas muy interesantes.

Primera, al aceptar estas Condiciones de Uso también acepto como usuario que Spotify, pero también sus “socios comerciales”, puedan enviarme publicidad. Creo que aquí van un poco demasiado lejos. Es decir, yo como usuario debería expresamente indicar que consiento el envío de comunicaciones comerciales. La excepción de la relación contractual previa no tiene porque ser aplicable aquí cuando mucha gente usará el servicio en su modo gratuito, sin pagar ni adquirir nada de nada. Finalmente, que no sólo Spotify, sino también sus socios comerciales pasen a estar legitimados para enviarme publicidad, ya es la gota que creo colma el vaso.

Segundo, Spotify usa nuestros recursos informáticos, concretamente el ancho de banda, procesador, hardware de almacenamiento y demás aparatos y dispositivos pertinentes, para facilitar la comunicación, transmisión y ejecución de los datos y contenidos que demandamos nosotros, pero también para otros usuarios. Es decir, Spotify usa los recursos de los dispositivos en los que se instala la aplicación para hacerla funcionar más y mejor, pero no sólo para nosotros, sino también para el resto de usuarios. Vaya, que Spotify es un sistema de computación distribuida como si de SETI se tratara. Nos dice Spotify que podemos regular el nivel de uso que la aplicación haga de nuestro ordenador, pero bueno, no sé yo si todo el mundo sabía esto.

Yo reconozco que acabo de enterarme.

16. Servicio de atención al cliente

En caso de que le surjan dudas relativas a la Aplicación de Software Spotify, el Servicio Spotify o el presente Contrato, le rogamos se ponga en contacto con el servicio de atención al cliente de Spotify visitando la sección de ayuda.

Pues eso, en caso de dudas, acudir al servicio de atención al cliente. Aunque como se dirá en las siguientes cláusulas, lo que allí nos digan, por escrito o de palabra, en nada compromete a Spotify.

17. Periodo de vigencia y extinción

El presente contrato entrará en vigor, en relación con usted, cuando cree una cuenta Spotify o cuando comience a utilizar la Aplicación de Software Spotify o el Servicio Spotify y continuará vigente hasta que usted o Spotify procedan a resolverlo.

OK. Es decir, acepto estas Condiciones de Uso al abrir una cuenta o cuando comience a usar el servicio o aplicación (yo lo veo como dos momentos diferentes y no como lo mismo, pero bueno) y dejo de estar obligado por todos los términos y condiciones de Spotify cuando yo lo resuelva o Spotify lo resuelva por mí.

Podrá cancelar su suscripción al Servicio de Pago Spotify en cualquier momento visitando su página de suscripción, resolución que surtirá efectos una vez transcurrido el periodo de vigencia corriente en dicho momento respecto del que ya haya efectuado el pago (por ejemplo, un mes, un trimestre o un año). Salvo que su cancelación se efectúe dentro del periodo en el que puede cancelar válidamente su compra previsto en la Cláusula 11 (Plazo para poder cancelar válidamente la compra del servicio), esto significa que Spotify no devolverá ninguna porción restante de las cuotas de suscripción que usted ya haya pagado.

La suscripción al servicio de pago se puede cancelar siempre que quiera, basta visitar la página de suscripción, y tendrá efecto la cancelación transcurrido el periodo de tiempo por el que haya pagado. Si cancelo en los primeros 14 días desde la compra, y de acuerdo a las condiciones indicadas, se me devolverá lo abonado. En cualquier otro caso no. Bien, nada que decir.

Spotify se reserva el derecho de resolver el presente Contrato o de suspender su cuenta Spotify en cualquier momento en caso de producirse un uso no autorizado, o supuestamente no autorizado, de la Aplicación de Software Spotify o del Servicio Spotify, ya sea por contravenir lo previsto en el presente Contrato o por otras causas. En caso de que Spotify resuelva el presente Contrato, o suspenda su cuenta Spotify, por cualquiera de los motivos expuestos en la presente cláusula, no recaerá obligación ni responsabilidad alguna sobre Spotify, y Spotify no devolverá ningún importe que usted ya haya pagado previamente.

Finalmente, Spotify puede echarnos del servicio si entiende que se ha producido un uso no autorizado, o supuestamente no autorizado (al parecer las sospechas bastan en este caso) al contravenir alguno de los muchos términos y condiciones. De darse el caso, y ser nuestra cuenta suspendida, no se nos devolverá ningún importe abonado.

18. Inexistencia de garantías (*)

De acuerdo con la legislación aplicable, Spotify responderá por su incumplimiento total o parcial o por su cumplimiento defectuoso. En el resto de supuestos, y en la mayor medida de lo posible de acuerdo con la legislación aplicable, Spotify no otorga garantía alguna, ya sea tácita o expresa, en relación con la calidad, contenido y disponibilidad o adecuación a un fin concreto de la aplicación de software Spotify o del servicio Spotify (incluyendo de forma enunciativa pero no limitativa su software y contenido).

El cambio, a mejor, se encuentra en la primera frase, antes se decía que la aplicación era ofrecida “tal cuál”, y sin que Spotify se hiciera responsable de nada, ahora no es el caso. Al menos ahora Spotify dice que responderá por su incumplimiento, total, parcial o defectuoso. Mucho mejor que antes.

El resto de este punto igual, hasta donde la legislación lo permita Spotify no garantiza nada de nada respecto al servicio, ya sea su calidad, contenido o adecuación. Nada.

Además, puesto que Spotify no controla ninguna aplicación de terceros, no podemos garantizar, avalar ni asumir responsabilidad alguna en relación a dichas aplicaciones de terceros, contenido de aplicaciones de terceros ni cualquier otro producto o servicio anunciado u ofrecido por terceros en, o a través de, el servicio Spotify o cualquier sitio web con hipervínculos, o presentado en un banner u otro medio publicitario.

Dice prácticamente lo mismo que antes del cambio, El añadido consistente en que como según ellos no tiene control sobre las aplicaciones de terceros, pues Spotify no se responsabiliza por ningún contenido de tercero anunciado u ofrecido a través de su servicio. No es por nada, pero estaría bastante bien que Spotify se hiciera un poquito responsable de las apps accesibles a través de su tienda o de los anuncios, que son unos pocos, que emite a través de su servicio.

Por consiguiente, Spotify se exime de toda responsabilidad sobre cualquier transacción entre usted y proveedores externos de aplicaciones de terceros y de los productos o servicios anunciados en o a través del servicio Spotify. Tal y como ocurre con la compra de cualquier producto o servicio a través de cualquier medio o en cualquier entorno, usted deberá aplicar su criterio y cautela cuando resulte apropiado.

Aquí el cambio es mínimo.

Por tanto, si adquirimos alguna app en su tienda o producto anunciado, Spotify se exime de responsabilidad y el riesgo corre a cuenta nuestra. De hecho, si nos ha asesorado Spotify en algún sentido, se nos indica que tal asesoramiento no supone garantía alguna en su nombre.

Lo de los productos os ervicios adquiridos a través de los anuncios presentados en el servicio, todavía puedo entenderlo, aunque habría que ver cada caso. Ahora, que tampoco se hagan responsables de las aplicaciones de terceros que se pueden adquirir en SU tienda, ahí si que no. Si Spotify no me garantiza ni se responsabiliza un mínimo de las características de las apps que ellos mismos ponen a disposición de los usuarios en su tienda de apps, mal vamos.

19. Responsabilidad limitada (*)

A salvo de la responsabilidad legalmente exigida, Spotify no responderá de los posibles daños y perjuicios directos, indirectos, incidentales, especiales o consecuentes (incluidos, entre otros, las pérdidas de datos, interrupciones del servicio, fallos informáticos o pérdidas pecuniarias) que surjan del uso o de la imposibilidad de utilizar la aplicación de software Spotify o el servicio Spotify (incluidos, entre otros, sus contenidos), las aplicaciones de terceros o el contenido de aplicaciones de terceros, incluso en caso de que usted haya advertido a Spotify de la posibilidad de que se produzcan dichas pérdidas, e incluidos los daños y perjuicios que se ocasionen por ello.

Se ha cambiado el inciso inicial, de modo que esta cláusula no es tan taxativa ni abusiva como antes, ya que al menos ahora se asume la responsabilidad legalmente exigida. El resto igual. Es decir, Spotify no se hace responsable de los daños y perjuicios sufridos por el usuario en forma de pérdida de datos, interrupciones del servicio o fallos informáticos derivados de no poder usar el servicio. De hecho no se hace responsable ni en caso de haberlos avisado antes de que eso podía ocurrir.

El único derecho que le asiste a usted en relación con cualquier problema o insatisfacción con la aplicación de software Spotify, el servicio Spotify, las aplicaciones de terceros o el contenido de aplicaciones de terceros consistirá en desinstalar la aplicación de software Spotify y dejar de usar el servicio Spotify, las aplicaciones de terceros o el contenido de aplicaciones de terceros.

Si no estamos satisfechos con el servicio, según Spotify sólo tenemos un derecho, desinstalar la aplicación y dejar de usar el servicio. ¡Tremendo!

Ninguna de las disposiciones contenidas en el presente contrato eliminará ni limitará la responsabilidad que recae sobre Spotify en caso de declaración fraudulenta, muerte o lesiones personales causadas al consumidor y usuario por una acción u omisión de Spotify.

En este caso el cambio radica en la incorporación del concepto consumidor y que ya no se habla de negligencia sino de acción u omisión por parte de Spotify. Vaya, que se reduce el ámbito del cual se hace responsable Spotify, sólo consumidores, y se precisa algo mejor qué puede derivar esa responsabilidad. El resto igual, de modo que si una negligencia de Spotify causara daños personales, fraudes o incluso la muerte, Spotify asume la responsabilidad que le pueda corresponder. Bueno, algo es algo. Al menos no es como Instagram o WhatsApp, que se desentendían de absolutamente todo.

20. Indemnización

Usted acuerda indemnizar y eximir de toda responsabilidad a Spotify y a sus altos cargos, consejeros, empleados y licenciantes en relación con cualquier reclamación o demanda (incluidos, entre otros, los honorarios legales razonables) presentada por un tercero debido a, o que surja de, o tenga relación con, la violación, por parte de usted, de los términos y condiciones del presente Contrato o la violación de cualesquiera leyes, reglamentos o la vulneración de derechos de terceros.

Es decir, si Spotify es demandado por un tercero debido a alguna trastada realizada por el usuario y que implicara la vulneración de estos términos y condiciones, que como veremos más adelante implican un buen número de políticas, debemos indemnizar y eximir de responsabilidad a Spotify. ¡Poca broma!

21. Derechos de propiedad industrial e intelectual

Spotify respeta los derechos de propiedad industrial e intelectual, y espera que usted haga lo mismo. Le rogamos que, por tanto, tenga en cuenta que la Aplicación de Software Spotify, el Servicio Spotify y los contenidos suministrados a través del Servicio Spotify son propiedad de Spotify o de los licenciantes de Spotify y están protegidos por derechos de propiedad industrial e intelectual (incluidos, entre otros, derechos de autor (copyrights)) y que usted no está legitimado a utilizar la Aplicación de Software Spotify ni el Servicio Spotify (incluidos, entre otros, sus contenidos) de ninguna forma no prevista en el presente Contrato. Además, deberá usted abstenerse de vulnerar los derechos de propiedad industrial e intelectual de terceros a la hora de utilizar el Servicio Spotify o la Aplicación de Software Spotify, lo que significa que (por ejemplo) no podrá usted importar ni copiar música que no haya adquirido legalmente y respecto de la que ostente usted el derecho a importarla o copiarla en la Aplicación de Software Spotify o en el Cliente Móvil.

Spotify se preocupa por la propiedad intelectual e industrial suya y de terceros, así como por su posible infracción. De ahí que espere que nos comportemos correctamente y no hagamos un uso del servicio o de la aplicación de alguna forma no prevista en estas Condiciones de Uso. Nada nuevo.

Lo más interesante quizá es que, como hemos visto anteriormente, nos impide importar o copiar música a la aplicación de Spotify si no ha sido adquirida legalmente. Buena suerte con eso.

Además, no podrá retirar ni alterar ningún aviso sobre derecho de autor (copyright), marca comercial u otros avisos sobre propiedad industrial e intelectual contenidos en, o suministrados a través de, la Aplicación de Software Spotify o el Servicio Spotify.

Tampoco nos permiten alteraciones de ninguno de los avisos de derechos de autor, marcas u otros que se proporcionen a través de la aplicación de Spotify. Lógico.

22. Vulneración de derechos de autor y retirada

Si usted es propietario de derechos de autor y considera que algún producto, servicio o contenido directamente accesible a través de la Aplicación de Software Spotify o los Sitios Web de Spotify están vulnerando la reproducción de su obra, le rogamos que nos lo haga saber. Deberá remitirse un aviso de la presunta violación de los derechos de autor al gestor específico para derechos de autor de Spotify, en la dirección siguiente:

Spotify

Attn: Legal Department, Copyright Agent
76 9th Avenue, Suite 1110, 11th Floor
New York, NY 10011 (Estados Unidos)
legal@spotify.com

Ha de enviarse una notificación de la supuesta vulneración de los derechos de autor al gestor de derechos de autor de Spotify arriba indicado que incluya lo siguiente:

i. Una firma física o electrónica del propietario (o persona autorizada para actuar en nombre de éste) de los derechos de autor presuntamente vulnerados.

ii. La identificación específica de cada una de las obras sujetas a los derechos de autor que supuestamente han sido vulnerados.

iii. Una descripción de la ubicación del material supuestamente vulnerado en el Servicio Spotify o los Sitios Web de Spotify (le rogamos que sea lo más detallado posible y que facilite una URL para ayudarnos a localizar el material referido).

iv. Información de contacto de la parte reclamante, entre otros, nombre completo, dirección, número de teléfono y correo electrónico.

v. Una declaración de que la parte reclamante considera de buena fe que el uso de la obra u obras del modo alegado no está autorizado por el propietario de los derechos de autor, su agente o la legislación.

vi. Una declaración de que la información contenida en la notificación es exacta, y bajo pena de perjurio, que la parte reclamante está autorizada para actuar en nombre del titular de un derecho que se supone exclusivo.

Esta cláusula está muy bien, y la verdad es que no hay mucho que comentar sobre ella. Quizá que es un copiar/pegar del típico Safe Harbour de la DMCA norteamericana que no cuenta con un equivalente exacto a nivel europeo pero que aún así se incluye en muchos términos y condiciones de servicios digitales de EEUU también disponibles en Europa y en los que la propiedad intelectual puede ser objeto de infracción.

Entonces, la cláusula en sí me parece más que correcta correcta, lo que no entiendo demasiado es el porqué de su existencia y qué hace aquí, en las Condiciones de Uso del Servicio.

Para empezar porque Spotify no permite al usuario subir contenido, si una canción está disponible en el servicio es porque Spotify la ha subido, no el usuario. Una cláusula como ésta tiene mucho más sentido para servicios en los que el contenido es subido mayormente por el usuario. Como el prestador del servicio se supone que no sabe qué se sube o no al mismo, establece este procedimiento para que quien considera vulnerada su propiedad intelectual se ponga en contacto con el prestador y el contenido subido por el usuario sea eliminado. Es decir, en sitios como Youtube o Rapidshare tiene mucho sentido este mecanismo. Pero aquí no creo que sea tan lógica su presencia, ya que el contenido, la música, sí o sí es Spotify quien lo sube, no el usuario. Únicamente se me ocurre el caso de las apps de terceros para la tienda virtual, de las que visto lo visto Spotify no quiere saber casi nada. Quizá ahí sí pueda tener cierta lógica esta previsión.

Por otro lado, y entendiendo correcta su existencia (seguro que para algún caso resulta válido), no veo porqué incluirlo en las Condiciones de Uso que el usuario acepta. Creo que sería suficiente hacer mención del mismo, o incluso ni eso, y dedicarle su apartado o política correspondiente en la web de aspectos legales. Lo hacen con otros 9 bloques de texto legal, no creo que ocurra nada por incluir uno más. Además, facilitaría su localización creo yo.

En conclusión, la cláusula en sí la veo bien, pero viendo el tipo de servicio que es Spotify no sé si tiene mucha lógica su existencia, y de ser necesaria, quizá la situaría al margen de las Condiciones de Uso.

23. Limitaciones y modificaciones tecnológicas (*)

Spotify se encargará de mantener operativa la aplicación de software Spotify y el servicio Spotify. No obstante, es posible que la existencia de determinadas dificultades técnicas o de mantenimiento puedan, en su momento, conllevar interrupciones temporales. Spotify no puede garantizar la disponibilidad permanente y la continuidad del funcionamiento del servicio, la ausencia de virus u otros elementos que puedan producir alteraciones en el sistema informático del usuario, ni la fiabilidad, utilidad, veracidad, exactitud, exhaustividad y actualidad de la información contenida en la web. En todo caso, Spotify ha adoptado las medidas técnicas necesarias exigidas por la normativa española.

Otra cláusula que ha cambiado a mejor. Para empezar ya no se dice que la suspensión o modificación temporal o permanente del servicio quizá se notifique, quizá no. En lo demás la redacción es más razonable y lógica.

Por tanto lo que al final se dice es que Spotify pretende que su servicio esté siempre en marcha pero no puede garantizarlo puntualmente y haber interrupciones, por mantenimiento o problemas técnicos inesperados.

También se ha añadido el inciso final relativo a la adecuación a la normativa española.

24. Privacidad

Usted acepta que Spotify ostenta el derecho de recopilar y tratar información de carácter personal sobre usted de conformidad con lo previsto en la Política de Privacidad de Spotify.

Algo que veremos en su momento con mayor detalle en el análisis de la Política de Privacidad, Spotify recopila y trata datos personales nuestros y aceptamos eso al darnos de alta en el servicio. Continuará… :D

25. Acuerdo íntegro

El presente Contrato junto con la Política de Privacidad de Spotify, los Términos y Condiciones del Servicio Móvil (cuando proceda), los Términos y Condiciones del Código Premium (cuando proceda) y los Términos y Condiciones del Código Unlimited (cuando proceda) (los “Contratos”) constituyen la totalidad de los términos y condiciones acordados entre usted y Spotify y sustituyen y anulan a cualesquiera contratos o acuerdos previos relativos al objeto de estos Contratos, ya sean verbales o escritos. Todos los términos o condiciones adicionales o distintos relativos al objeto de estos Contratos que figuren en cualquier comunicación escrita o verbal remitida por usted a Spotify son nulos. Usted acuerda y acepta que no ha aceptado los términos y condiciones contenidos en el presente Contrato basándose en ninguna declaración, verbal o escrita, efectuada por Spotify que no se esté incluida en el presente Contrato.

Es decir, aceptar estas Condiciones de Uso implica aceptar también la Política de Privacidad y, cuando proceda, las condiciones del servicio móvil, del servicio premium y del código Unlimited. Todos esos bloques  de términos y condiciones suponen la totalidad de cláusulas que yo usuario y Spotify acordamos, anulando cualquier otro acuerdo previo. Un detalle, las condiciones del servicio móvil no se aceptan si proceden, se aceptan sí o sí por referencia al aceptar estas Condiciones de Uso (aunque luego deben expresamente aceptarse de nuevo al darse de alta en el servicio móvil).

Por si había dudas de que esto es una adhesión en toda regla que no admite negociación alguna de su clausulado, Spotify nos recuerda que los términos y condiciones adicionales y distintos a estos que hayamos remitido a Spotify, son nulos. No valen un duro, vaya.

Finalmente, se nos recuerda que hemos aceptado estos términos y condiciones por lo que en ellos se contiene, no por cualquier declaración o promesa verbal o escrita que no esté aquí incluida. Ejemplo, llamo al servicio de atención al cliente de Spotify y quien me atiende me dice erróneamente que puedo escuchar música de forma ilimitada por 12 meses, y no 6 como establecen estas Condiciones de Uso. Por ese comentario decido darme de alta en el servicio. Luego descubro que esos 12 meses no eran tal, que únicamente son 6 y me considero engañado por Spotify. Bien, pues Spotify dice que tururú, que si uno ha aceptado estas condiciones no es por comentarios realizados por Spotify y que no estén incluidos en este documento, sino por lo que aquí consta.

Entiendo que intenta Spotify cubrirse las espaldas ante supuestos de publicidad engañosa en los que pueda incurrir, voluntariamente o no. Pero quitarse de encima toda la responsabilidad y cargarla en el usuario no me parece del todo razonable. Definitivamente es interesante el tema.

26. Invalidez parcial

En caso de que, independientemente de la causa o extensión, cualquier disposición del presente Contrato sea declarada inválida o no ejecutable, dicha invalidez o no ejecutabilidad no afectará ni conllevará la invalidez o inejecutabilidad del resto de las disposiciones del presente Contrato, haciéndose valer la aplicación de dicha disposición en la mayor medida permitida en virtud de la legislación aplicable.

Bueno, típica cláusula en plan “la invalidez de una condición no supone la invalidez de todo el documento”. Nada raro.

27. Ley aplicable y controversias

El presente Contrato se regirá e interpretará con arreglo a la legislación aplicable en el lugar en el que usted resida. Toda controversia, disputa o reclamación que surja de, o en relación con, el presente Contrato se someterá a la jurisdicción no exclusiva de los juzgados o tribunales con sede en el lugar más próximo a su domicilio que cuenten con los conocimientos y experiencia adecuados para dirimir dicha controversia, disputa o reclamación.

Sorpresa muy positiva en este caso. Spotify no impone la sujeción a determinada legislación y/o tribunales, sino que será la legislación correspondiente según el lugar de residencia del usuario y los tribunales del lugar más próximo a su domicilio.

Muy bien en este caso Spotify.

29. Prioridad de la versión en inglés

En caso de que el presente Contrato sea traducido a otros idiomas y exista una incongruencia entre las versiones en los dos idiomas, prevalecerá la versión inglesa en tanto en cuanto dicha incongruencia sea consecuencia de un error en la traducción.

Es decir, primacía de la versión en inglés en caso de error en la traducción. Entiendo por tanto que si la diferencia entre una versión y otra no se debe a un problema de traducción, simplemente al hecho de establecerse voluntaria y conscientemente una previsión distinta, ¿no prima la versión en inglés, verdad? Al menos es lo que entiendo de esta redacción.

Copyright © 2008 – 2011 Spotify Ltd. Todos los derechos reservados.

Referencia a”Spotify Ltd”; pensaba que habíamos renunciado a los términos y condiciones con origen en la matriz londinense.

Spotify Spain, S.L., Don Ramón de la Cruz, 17 – 1º Izquierda, Madrid (España)

Datos de contacto con la sucursal en España.

—–

¡Y se acabó! Siguiente parada el análisis de la Política de Privacidad de Spotify. :-)

—–

15 respuestas a «Spotify – Condiciones de Uso»

  1. La página será interesante mientras sea un “executive summary” sobre términos y condiciones que debería saber quien “acepta” el uso de aplicaciones sin leer toda la letra pequeña.
    Pierde el interés cuando se hace extenso, concienzudo sí, pero que entre los extractos del texto original y los comentarios hace que sea tan apetecible leerlo como el texto original. Al grano por favor.

    1. Buenas,

      Por esa razón cada entrada, después de la introducción, incluye algo llamado “Resumen de…”, que como la palabra dice, resume esos ladrillos infumables que nos hacen aceptar. En este caso concreto, resumo más de 5000 palabras de Condiciones de Uso de Spotify en poco más de 600. Y ya está, no importa leer nada más para saber qué se acepta.

      Si alguien quiere saber en detalle y de forma algo más técnica qué significa lo indicado en ese resumen, a la vez que conoce con pelos y señales cada aspecto de la política analizada, dispone del análisis largo y concienzudo, lugar para comentar, especular y teorizar largo y tendido.

      Por tanto, al grano voy desde el primer día, y pronto iré todavía más. Si alguien no quiere leer ni tan siquiera el resumen, poco puedo hacer yo.

      Saludos.

  2. Quiero darme de baja de mi cuenta premium y no me dan la opcion, me mandan al foro de usuarios
    para que me busque la vida, de verguenza
    Podrían ayudarme??

  3. Soy cliente de spotify desde hace más de dos años. Llevo mucho tiempo intentando ponerme en contacto con ustedes para recolver un problema. No tienen un teléfono útil de atención al cliente en este país. Me parece absolutamente vergonzoso el trato al cliente. Voy a comunicarlo a la Dirección central internacional y en las redes sociales. No hay derecho.

    1. Hola Vidal,

      Muy probablemente tienes toda la razón del mundo, pero un pequeño apunte, “Términos y Condiciones” no está relacionada en ningún sentido con Spotify. Simplemente hemos analizado desde aquí sus condiciones de uso (igual que las de otros muchos servicios).

      En todo caso, si podemos ayudar en algún sentido, encantados. Estas son las direcciones de contacto y ayuda online de Spotify en el mundo: https://www.spotify.com/es/about-us/contact/

      Suerte y saludos.

  4. buen dia hace varios meses he suscrito mi tarjeta debito a una cuenta spotify, y no estoy haciendo uso del servicio de spotify debido a que no me acuerdo la cuenta y la clave a la que esta viculanda mi tarjeta debido, debido a que spotify no puede ayudarme opto por anular mi tarjeta.

    esto tendra consecuencias negativas en mi ?????

    1. Hola,

      Perderás sin duda el acceso a Spotify Premium y lo más probable es que no puedas volver a usar en el futuro esa tarjeta si decidieras volver a suscribirte a la versión de pago de Spotify.

      Más allá de eso, no debería ocurrir nada.

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.