El amigo es invisible, ¿pero y los correos electrónicos?

Síguenos en |     

¿Qué ocurre con los emails compartidos en un servicio para hacer un Amigo Invisible?

El Amigo Invisible, esa tradición cristiana según algunos (con origen venezolano según otros), consistente en un juego en el que varias personas se hacen regalos entre sí sin que se sepa quién ha sido, se encuentra estos días en plena temporada alta.

Ya sea en familia, en el trabajo o en cualquier actividad en grupo, es raro que no se participe, organice o colabore en algún juego de Amigo Invisible.

La tecnología ha simplificado mucho el proceso a la hora de organizar este juego, hasta el punto que hay servicios única y exclusivamente dedicados a ello. Uno crea el mensaje de advertencia correspondiente, algunas reglas, asigna nombres a correos electrónicos, se le da al botón de “Enviar” y la magia de la tecnología simplifica mucho algo que antes podía llevar un tiempo respetable en orquestar.

Una pieza clave a la hora de hacer un amigo invisible con alguno de los servicios preparados para ello, es el correo electrónico de los que participan en el juego. Ese será el dato fundamental para comunicar a cada participante las reglas del juego y a quién debe hacer el regalo. Como sabemos, el email es un dato de carácter personal. Por tanto, quien usa estos servicios para organizar un amigo invisible proporciona al mismo una cantidad respetable de información personal y el servicio la recopila. ¿Estaríamos ante un caso similar al de las infracciones por supuestos como “Enviar a un amigo”? La verdad es que no voy a entrar en ello, lo dejo para compañeros mucho más expertos en la materia que yo. ;-)

A mí me interesa más saber qué dicen las Políticas de Privacidad de esos servicios de Amigo Invisible sobre la finalidad con la que se recogen los muchos emails o qué llegan a hacer con ellos (al menos en la teoría).

He elegido 3 servicios que a priori en castellano parecen estar entre los más populares: Amigo Invisible Online, Elfster y Amigo Invisible Info.

1.- Amigo Invisible Online: Ya con su Política de Cookies, donde principalmente emplea Google Analytics, lo primero es que para usar el servicio hay que ser mayor de edad. Aceptamos la obligación de proporcionar datos veraces, exactos y completos y además aceptamos que disponemos del consentimiento de los datos que se dan de terceros. Si no decimos nada en contra consentimos 1) la gestión de la info dada 2) comunicaciones comerciales en papel (!) 3) comunicaciones comerciales por vía electrónica (si lo hemos consentido expresamente señalan) 4) comunicaciones a los correos electrónicos de los terceros que hemos compartido (aquí parecen limitarse al juego) y 5) mantener todos esos datos por el tiempo que la Ley permita. Sin embargo más adelante, cláusula 9, se habla de usar los correos electrónicos proporcionados con finalidad comercial en el sentido de sugerir ideas de regalo al receptor. Por tanto no parece que el límite sea el juego… Finalmente, se ceden a terceras empresas los datos proporcionados en tanto en cuanto sea necesario para prestar el servicio (algo lógico en todo caso).

2.- Elfster: La primera novedad es que la información personal proporcionada viaja a Estados Unidos (no se decía nada en el otro caso sobre este aspecto). Por otro lado, no hay en este caso Política de Cookies, aunque sí una cláusula breve comentando la cuestión. La información personal o no (se detallan los datos automatizados captados) que se proporcione al servicio, será compartida por éste con sus filiales o subsidiarios para informar de nuevos servicios, es decir comunicaciones comerciales al correo. Para usar el servicio hay que tener al menos 13 años, y si bien Elfster no tiene intención de vender nuestros datos, en varios casos sí los compartirá sin previo aviso: transferencia con finalidad comercial, requerimientos legales, debido funcionamiento del servicio y empresas relacionadas. Finalmente otra particularidad de Elfster, permite la interconexión con redes sociales como Facebook o Twitter, con lo que eso siempre conlleva en materia de privacidad.

3.- Amigo Invisible Info: En este caso la información legal sobre protección de datos proporcionada es algo más escasa que en los otros dos supuestos. Se requiere el registro en el sitio web para emplear el servicio (Elsfter en principio también lo exige) y la finalidad de recoger los datos es facilitar los servicios ofrecidos (se señala que la información proporcionado únicamente tendrá carácter público cuando sea imprescindible para prestar el servicio que se necesite). Nada se dice sobre la edad necesaria para usarlo o dónde se alojan los datos personales. Pero algo interesante, en ningún momento se señala que consintamos recibir nosotros (o los terceros con los que hemos compartido) comunicaciones con finalidad comercial. Buen detalle. En todo caso algo escaso en detalle en materia de privacidad.

En conclusión, los 3 servicios cuentan con Política de Privacidad (el 3º demasiado escasa), todos mencionan los derechos ARCO o de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición de los usuarios, informan mayormente bien de la finalidad para la que se recogen los datos personales (consistente en el correo electrónico principalmente) y quitando el tercer caso, que no lo menciona, los otros dos contemplan el eventual envío de comunicaciones comerciales a quien organiza el juego y a los emails proporcionados de terceros.

Por tanto, tengamos cierto ojo con los servicios de Amigo Invisible. Son muy prácticos pero en el fondo grandes recopiladores de correos electrónicos que luego, poco o mucho, quieren usar para algo más que comunicarnos a quién debemos hacer el regalo. Ahora bien, creo que en numerosos casos sería cuestionable la legalidad de usar esas direcciones de correo de terceros para el envío de publicidad. Pero en todo caso esa ya es otra historia…

¡Feliz Amigo Invisible!

—–

Una respuesta a «El amigo es invisible, ¿pero y los correos electrónicos?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.